TOTTI: La Leyenda de la ROMA

La Historia de Totti es la historia del amor a una club y una sola camiseta. Un chico romano y romanista que se convirtió en una Leyenda de la Loba y que, a pesar de tener ofertas millonarias, decidió quedarse en el equipo de su vida. Hoy, en Memorias del Fútbol os contamos las Memorias de Francesco Totti.

 

Francesco Totti: El Último Emperador de ROMA

 

Los inicios de Totti

Francesco Totti nació un 27 de septiembre de 1976 en Roma y desde pequeño sintió una gran pasión por el fútbol. Su familia le transmitió el amor a los colores giallorossos de la Roma, a la que iban a ver con entusiasmo en la curva del estadio Olímpico.

Totti se formó en la cantera del Lodigiani y pronto comenzó a destacar sobre los demás jugadores. Su buen manejo del balón y su excelente disparo desde cualquier parte del campo, le convirtieron en una de las mejores promesas del fútbol italiano.

El Milan trató de ficharlo con solo 13 años pero su madre rechazó la propuesta para que no se marchase de casa. Unas semanas después la Roma lo incorporó a su cantera, iniciando una historia de amor mutuo que nunca se acabaría.

Su talento como tricuartista no pasó desapercibido en la academia de Trigoria y el 28 de marzo de 1993 debutó como profesional ante el Brescia. Totti solo tenía 17 años y, cuando estaba a punto de cumplir 18, anotó su primer gol con la camiseta de la Roma.

En 1996 fue una pieza clave en la selección italiana que ganó el Europeo Sub-21 en España y bajo las órdenes de Carlo Mazzone, Totti fue tomando galones y se hizo un hueco como titular.

Totti era la gran perla de la Roma pero todo cambió con la llegada de Carlos Bianchi al banquillo capitalino. El técnico argentino no creía en el joven italiano y solicitó el fichaje de Litmanen en su lugar. Sin embargo, tras una exhibición en el torneo Ciudad de Roma, Totti disipó las dudas sobre su talento y el presidente Sensi acabó confiando en él y despidiendo a Bianchi.

 

El despegue del Emperador

En 1997 Zdeněk Zeman sacó lo mejor de Totti, que pasó de ser un bambino a tener un cuerpo de Gladiador. A base de chutazos y con partidos memorables, Totti marcó 30 goles en las dos temporadas del técnico checo, convirtiéndose en el capitán y el símbolo del equipo giallorosso.

En la temporada 99-2000 Fabio Capello moldeó el proyecto de una Roma en construcción y que tuvo un año horrible en el que quedó sexto y vio como la Lazio ganaba el Scudetto.

Internacional absoluto desde 1998, Totti jugó su primer gran torneo con Italia en la Eurocopa de Bélgica y Holanda (2000). Con su descarado juego entró en el once ideal del torneo, colaborando con 2 goles y histórico penalti Panenka a llevar la Azzurra hasta la final.  Frente a Francia, Totti dejó un taconazo inolvidable pero acabó viviendo una de las derrotas más amargas de su carrera.

 

El Histórico Scudetto de 2001

Para la temporada siguiente los romanos se reforzaron a conciencia y con Batistuta como compañero de delantera, Totti y la Roma rindieron a su mejor nivel.

Los capitalinos lideraron la Serie A durante casi todo el curso y Totti contribuyó con 13 goles para que la Roma ganase un histórico Scudetto. «Il capitano» abrió el marcador en el partido decisivo de la última jornada frente al Parma y la Loba ganaba 3-1 para celebrar una liga tras 18 años de espera.

Meses más tarde Totti levantó su segundo título tras ganar la Supercopa de Italia frente a la Fiorentina y en la temporada 2001-2002 la Roma se quedó a un solo punto de conquistar el bicampeonato.

Totti llegaba al Mundial de Corea y Japón (2002) como una de las estrellas del momento. El «10» no jugó su mejor torneo y en acabó expulsado en los octavos de final ante Corea, en uno de los escándalos arbitrales más sonados de la historia.

 

Tentado por el Real Madrid 

Después de la decepción mundialista Totti siguió liderando a una Roma en decadencia. Il capitano sostenía con sus goles y su fútbol al equipo pero mientras su contrato se acababa, le llegó la oferta de su vida. El Real Madrid de los Galácticos llamó a su puerta para ofrecerle un contrato millonario pero cuando parecía que iba a compartir vestuario con Raúl, Zidane, Ronaldo, Figo y Beckham, Totti decidió quedarse en el club de su vida.

 

Eurocopa 2004

Ese verano de 2004 jugó su segunda Eurocopa con Italia pero su paso por Portugal solo duró un partido. Le sancionaron con dos partidos por su escupitajo a Poulsen y la Azzurra quedó eliminada en la primera fase.

 

Campeón del Mundo en Alemania (2006)

En la temporada 2004-2005 Totti se convirtió en una Leyenda. Rebasó los 100 goles  y se convirtió en el máximo goleador de la historia de la Roma batiendo el récord de Pruzzo. Con la llegada de Luciano Spalletti adelantó su posición para jugar como único punta y se hinchó a marcar goles hasta se fracturó el tobillo en febrero.

La lesión era muy grave pero con un Mundial a la vista, Totti se recuperó de forma milagrosa para citarse con la historia en Alemania. Dio 3 asistencias y marcó un gol frente Australia en el último minuto y fue uno de las claves para que Italia ganase su cuarta Copa del Mundo.

 

Bota de Oro (2007)

Tras el Mundial Totti alcanzó su madurez como futbolista y el siguiente curso logró su mejores registros individuales. Con golazos como este ante el Inter, se proclamó máximo goleador de la Serie A con 26 goles y conquistó la Bota de Oro europea.

A la Roma no le alcanzaba para ganar la liga pero apagó su sed de títulos conquistando dos Copas de Italia consecutivas. En la 2007-2008 Totti sufrió varias lesiones que le impidieron jugar la final pero sus compañeros no dudaron quién la levantaría.

 

Superando récords

Ya retirado de nazionale Totti se convirtió en un símbolo para la Loba. Ganó su segunda Supercopa de Italia, continuó haciendo goles y mostrando su frustración por las derrotas.

Con el paso del tiempo llegaron más lesiones. La edad comenzaba a pasarle factura y con la llegada de Luis Enrique, Totti desapareció del equipo titular. Con el regreso de Zeman y Rudi García Totti recuperó protagonismo pero el retorno de Spalletti no fue como esperaba.

El técnico italiano le marginó durante varias jornadas pero cuando le sacaba en los últimos minutos, Totti siempre respondía con goles para enmarcar.

En los últimos años de su carrera Totti se convirtió en el tercer jugador en alcanzar los 700 partidos en la Serie A y alcanzó los 250 goles para confirmarse como el segundo máximo anotador histórico del Calcio.

En 2014 y con 38 años se convirtió en el anotador más veterano en un partido de Champions y en su última visita al que pudo ser su estadio, el Bernabéu le despidió como una Leyenda.

 

Retirada de Totti

Il eterno capitano jugó 786 partidos y marcó 307 goles con la Roma y vistió la misma camiseta durante 25 años. Toda una vida como jugador giallorosso que terminó el 27 de mayo de 2017.

Ese día Totti se despidió del fútbol para siempre y todos los romanistas lloraron emocionados por el adiós de un capitán inmortal, cuyo amor a los colores nunca tuvo precio:

«Cuando un equipo muy exitoso, probablemente el más fuerte del mundo, se interesa por ti, empiezas a pensar como sería la vida allí.  La charla que tuve con mi familia me recordó de qué va la vida. Tu hogar lo es todo.

La gente me pregunta, ¿Por qué pasar toda tu vida en Roma? Bueno…Roma es mi familia, mis amigos, la gente que quiero. Roma es el mar, las montañas, los monumentos. Roma somos los romanos. Roma es la roja y amarilla. Roma, para mí, es el mundo.

Ustedes son y siempre serán mi vida. Ya no los emocionaré con mis pies, pero mi corazón siempre estará con ustedes»

Un comentario sobre “TOTTI: La Leyenda de la ROMA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *