La Leyenda de David Beckham

0David Robert Joseph Beckham nació el 2 de mayo de 1975 en Londres. Se crió en una familia de clase media y desde pequeño vivió la pasión por el fútbol que le inculcó su padre, un futbolista frustrado que quería ver a su hijo cumpliendo su sueño de jugar en el Manchester United.

A los ocho años, David comenzó a jugar en el Ridgeway Rovers, un equipo de barrio con el que marcó más de cien goles en tres temporadas. A los once se presentó a un concurso de habilidades que organizaba Bobby Charlton, y además de ganar el trofeo, batió el récord de puntos del certamen. Como premio obtuvo un viaje a España donde pasaría dos semanas entrenando en la cantera del FC Barcelona.

Los Beckham confiaban en su fichaje por el Barça pero David tuvo que regresar a Inglaterra sin éxito. Lleno de rabia por no quedarse en la Masía, el chico probó fortuna en varios clubes de su ciudad pero también fue rechazado por el Tottenham y el Leyton Orient. Beckham continuó jugando en el Brimsdown Rovers hasta los 16 años, sin saber que seguía siendo observado por los ojeadores del Manchester United que le conocieron en aquel torneo de habilidades.

 

David Beckham, El jugador más Mediático de la Historia

 

Ídolo del Manchester United

En 1991, Alex Ferguson ordenó su fichaje para las categorías inferiores del United donde Beckham coincidió con una generación irrepetible. Junto a Nicky Butt, Ryan Giggs, Paul Scholes o los hermanos Neville, Beckham ganó todo en el equipo juvenil, que arrasaba con un estilo de juego refrescante. La llamada “Generación del 92” ascendía ese año al primer equipo y juntos se convertirían en los «Fergie Babes».

Beckham debutó en Copa con los diablos rojos en 1992 pero no ascendió al primer equipo hasta la campaña 1994-1995. Su primer gol como red devil lo marcó en 1994 en su debut en la Liga de Campeones frente al Galatasaray. Sin embargo David no gozaba de oportunidades y tuvo que salir cedido al modesto Preston North End.

Tras jugar 5 partidos y meter 2 goles en la tercera división inglesa, Beckham regresó al United en 1995. Las bajas en el centro del campo le permitieron debutar en la Premier y con el paso del tiempo consiguió hacerse un hueco en el primer equipo.

En la temporada 95-96 se afianzó como titular, jugando 40 partidos y anotando 8 goles. Pero si había algo que llamaba la atención en su juego era su golpeo de balón. Desde sus inicios Beckham se convirtió en el mejor centrador del mundo y en un destacado lanzador de libres directos.

En su primera temporada completa ganó el doblete de Liga y Copa y en 1996 debutó como internacional con la selección inglesa. En 1997 volvió a ganar la Premier y anotó un icónico gol, desde el centro del campo, que elevó su figura a la de una estrella mundial. Su relación con la ex-Spice Girl Victoria Adams, transformó su vida por completo y lo convirtió en una celebridad.

 

El Villano de Inglaterra en Francia 98

En 1998 jugó su primer Mundial en Francia 1998. Marcó un golazo a Colombia pero estropeo su juego con una infantil expulsión ante Argentina en octavos de final. Aquella acción ante Simeone sería castigada por los tabloides ingleses, que le señalaron como único culpable del fracaso de la selección británica.

Pero Beckham continuó rindiendo en el United, donde cuajó una espectacular año 1999 que le hizo ser finalista en el premio por el Balón de Oro.

Esa temporada 98-99 marcó 9 goles y regaló 21 asistencias en un curso perfecto, donde los diablos rojos ganaron Liga, Copa y Copa de Europa. El destino quiso que la final de la Champions fuese en Barcelona, donde David sacó los dos córners decisivos que dieron el triunfo a su equipo en el tiempo de descuento.

 

Eurocopa 2000 y Mundial 2002

En el año 2000 se hizo con la capitanía de Inglaterra pero volvió a fracasar al no pasar de la primera fase en la Eurocopa de Bélgica y Holanda.  Sin embargo, Beckham fue clave para la presencia de los pross en el Mundial de Corea y Japón tras marcar un gol decisivo de tiro libre ante Grecia. En la cita mundialista marcó y eliminó a Argentina en la primera fase pero Inglaterra acabó cayendo ante Brasil en cuartos de final.

Beckham encadenó 3 títulos de Premier League consecutivos y se despidió con la Liga inglesa de 2003 tras 8 años Manchester. Sus relación con Ferguson se había deteriorado y la tensión entre ambos llegó hasta el punto que casi llegan a las manos en el vestuario. La discusión terminó con una patada a una bota que abrió la ceja del jugador y que simbolizaba un divorcio anunciado.

El mítico ‘7’ del United jugó con la entidad de Manchester 394 partidos, anotó 85 goles y repartió 126 asistemcias. En su etapa de diablo rojo ganó 6 Premier League, 2 FA Cup, 2 Community Shield, 1 Champions League y 1 Copa Intercontinental.

 

 

Un Galáctico del Real Madrid

El futuro de Beckham se encaminó a España, donde Real Madrid y Barcelona lucharon por su contratación. Joan Laporta se presentó a las elecciones de los catalanes anunciando un acuerdo con el Manchester United pero Florentino Pérez estuvo más rápido para convencer al jugador.

A Beckham le molestó que el United negociase a sus espaldas y, de paso, se tomaba la revancha de su corta etapa en la Masía.  El inglés firmaba por el Real Madrid de los Galácticos a cambio de 35 millones de euros y el club multiplicó sus ingresos con la venta de camisetas, acuerdos comerciales y giras de pretemporada. El Fútbol y el Marketing comenzaban a ir de la mano.

En su primer partido oficial, marca un gol frente al Mallorca para ganar la Supercopa de España y en su primer partido de Liga anota otro ante el Betis. Con la banda derecha ocupada por Figo, Beckham juega en el centro del campo y encaja en un Real Madrid que completa 5 meses de gran fútbol. Pero en Marzo el equipo se desmorona y pierde todos los títulos en menos de un mes.

Las dos temporadas siguientes el Real Madrid tampoco levantó trofeos y la Era Galáctica llegaba a su fin con la dimisión de Florentino Pérez.

 

 

Eurocopa 2004 y Mundial 2006

Beckham jugó todos los partidos de la Eurocopa de Portugal y llegó de nuevo hasta los cuartos de final. Inglaterra empató 2-2 ante las selección local, que accedería a semifinales en la tanda de penaltis. Beckham fue el triste protagonista de su selección al fallar uno de los lanzamientos decisivos.

2 años después en el Mundial de Alemania 2006, marca el gol del pase frente a Ecuador y vuelve a reencontrarse con los lusos en cuartos de final. Ante Portugal, Beckham tiene que dejar el campo en el minuto 50 por una gastroenteritis e Inglaterra vuelve a caer eliminado en los penaltis.

 

 

Se despide con La Liga de las Remontadas

Beckham encaró su último año de contrato siendo dirigido por Capello. Comenzó siendo indiscutible pero tras anunciar su marcha a la MLS, fue apartado de las convocatorias.

Pero las necesidades del equipo hicieron cambiar de opinión al italiano, que volvió a contar con el británico para la segunda vuelta. Beckham se convirtió en una pieza básica del Real Madrid de las Remontadas, que se caracterizó por ganar los partidos en los minutos finales y que consiguió el título de Liga en la última jornada.

La noche del alirón, Beckham se marchó lesionado pero se despidió de España con un título y con el cariño de todos los madridistas. En sus cuatro temporadas en el club, solo ganó 2 títulos, participó en 155 partidos, anotó 20 goles y dio 52 asistencias.

 

 

Despedida de la Selección inglesa

Su despedida del fútbol europeo supuso un impás en su trayectoria con la selección inglesa. Fue defenestrado en las primeras convocatorias de Steve McClaren e Inglaterra no se clasificó para la Euro 2008. Con Capello no contó en las primeras convocatorias pero acabó entrando en las últimas listas. Beckham iba camino de jugar su cuarto Mundial pero a 3 meses de la cita se rompió el talón de Aquiles y se tuvo que despedir de ir a Sudáfrica.

«Becks» se despidió de la selección de los Tres Leones después de jugar 3 Mundiales y 2 Eurocopas y siendo el segundo jugador inglés con más partidos. Sus 116 internacionalidades y sus 17 goles con Inglaterra le convirtieron en un símbolo del fútbol inglés.

 

Beckham revolucionó la MLS

El futbolista más mediático de la historia recaló en Los Ángeles Galaxy a partir de 2007. Con 32 años llegaba a Estados Unidos para impulsar la MLS y expandir su imagen en territorio norteamericano. Durante sus 5 años en la ciudad californiana Beckham jugó 118 partidos y mantuvo sus números con 20 goles y 53 asistencias.

Pero el inglés quería demostrar que aún podía jugar en una liga competitiva y desde 2008 a 2010 aprovechó para jugar como cedido en el Milan. En la ciudad lombarda llegó a jugar 33 partidos en los que anotó 2 goles.

En 2012 y una vez acabada su aventura americana, Beckham emprendió una nueva aventura en Francia. En el París Saint-Germain jugó los últimos 5 meses de su carrera, donde disputó 14 partidos y repartió 2 asistencias. En su último partido en el Parque de los Príncipes se despidió del campo entre lágrimas pero pudo adornar su currículum con otro título de Liga.

David Beckham se despedía del fútbol con 38 años y tras disfrutar de una carrera con la soñaba cuando era un niño. El inglés se convirtió en un icono del fútbol moderno y con sus 65 goles de tiro libre consiguió ser uno de los mejores lanzadores del mundo. Gracias a su imagen y su entrega sobre el campo Beckham se convirtió en el jugador más mediático de la historia.

3 comentarios sobre “La Leyenda de David Beckham

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *