La Leyenda de Thierry Henry

A pesar de no haber ganado nunca el Balón de Oro, Thierry Henry ha sido uno de los delanteros más elegantes del siglo XXI. Su velocidad, golpeo de balón y capacidad goleadora asombraron a medio mundo y le permitieron jugar en 4 de las cinco mejores ligas de Europa. Hoy, en Memorias del Fútbol te cuento la Historia de Thierry Henry

 

La Historia de Thierry Henry

</p>

Los inicios de Henry

Thierry Daniel Henry nació el 17 de agosto de 1977 en Les Ulis, un suburbio cerca de París. El pequeño «Titi» se crió en una familia humilde de dos migrantes, ya que su padre era de Guadalupe y su madre de Martinica. Pese a que llevaba una modesta vida alejada de lujos, su familia insistió en que practicase deporte desde pequeño.

Tras un breve contacto con el atletismo, Henry comenzó a jugar al fútbol con otros chicos de su edad y, rápidamente, comenzó a destacar sobre el resto. Desde los 13 años asistió al famoso centro de Clairfontaine y, poco después, fue reclutado por el Mónaco para jugar en sus divisiones inferiores.

En 1994 Arsène Wenger le hizo debutar en el primer equipo y pocos meses después, anotó sus dos primeros goles ante el Lens. Henry se consolidó como la gran promesa fútbol francés y en 1996 se convirtió en el jugador joven del año tras ganar y anotar 7 goles en el Europeo Sub-18 con la selección gala. 

Henry ganó la Liga y la Supercopa francesa de 1997 con el Mónaco, donde a pesar de jugar como extremo izquierdo, anotó 28 goles en 141 partidos. Ese mismo año, Henry estuvo a punto de marcharse al Real Madrid, que incluso llegó a anunciar su fichaje. Pero el jugador acabó negando una supuesta firma de contrato con los españoles y renovó con el Mónaco en un conflicto en el que tuvo que intermediar la FIFA.

 

Campeón del Mundo en FRANCIA 98

Su buen rendimiento en la Liga francesa le permitió debutar con la selección y ser convocado para la cita del año en el Mundial de Francia 1998. Con solo 21 años fue parte importante de la primera Copa del Mundo conquistada por su país. Jugó 6 partidos y 3 como titular siendo además el máximo goleador de los galos con 3 tantos.

 

De la Juventus a la Premier League

En 1999, la Juventus de Turín pagó 17 millones de euros por el delantero, que no terminó de cuajar en su aventura en el Calcio. En un equipo con figuras como Del Piero, Zidane o Inzaghi, Henry dispuso de pocos minutos y cuando jugaba, lo hacía demasiado lejos del área.

Tras solo seis meses en Italia donde jugó 20 partidos y anotó 3 goles, Arsène Wenger rescató al jugador llevándoselo al Arsenal. Los ingleses pagaron 16 millones de euros por Henry, que esta vez sí, jugaría como delantero. En Londres y junto a Denis Bergkamp, el francés explotó definitivamente como jugador. En su primer año jugó 48 partidos y marcó 26 goles, llevando a los gunners a la final de la Copa de la UEFA.

Su nueva experiencia en la Premier le sirvió para llegar en plena forma a la Eurocopa de Bélgica y Holanda. Ya como titular indiscutible, Henry marcó 3 goles y volvió a ser el máximo goleador de Francia, que se proclamó campeona de Europa.

 

Líder del Arsenal de los Invencibles

Henry se convirtió en una de las estrellas de la Premier pero tendría que esperar hasta 2002 para levantar su primer título en las islas. Ese año ganó la Premier League, FA Cup y Community Shield rompiendo la hegemonía del Manchester United.

Tras ganar otra Copa inglesa en 2003, Henry y el Arsenal completaron su gran hazaña en 2004. Los gunners conquistaron la Premier League permaneciendo invictos durante toda la temporada y alcanzando la cifra de 49 partidos sin perder.

Henry era el buque insignia del Arsenal de los Invencibles. Fue nombrado mejor jugador de la Premier dos temporadas consecutivas y en 2004 se proclamó máximo goleador de Europa al marcar 30 goles en la liga inglesa.

El Arsenal y Henry dominaban en Inglaterra pero no terminaban de plasmar su buen juego en Europa. La Champions era la gran asignatura del equipo de Wenger que por una u otra razón siempre acababa cayendo en la fase decisiva del torneo.

Sin embargo en 2006, el Arsenal consiguió dar con la tecla. Superó la primera fase con comodidad y, liderado por Henry, consiguió plantarse en la final tras eliminar al Real Madrid de los Galácticos, a la Juventus y a un sorprendente Villarreal. En la final de París ante el Barcelona Henry comenzó perdonando pero, a pesar de la expulsión de Lehmann, consiguió adelantarse con un cabezazo de Campbell. La superioridad numérica del Barça se acabaría notando en la segunda parte y los goles de Eto’o y Belleti dejaron al Arsenal de Henry sin la orejona.

 

Subcampeón del Mundo en 2006

Pese a la decepción europea, Henry llegaba al Mundial de Alemania 2006 en plena forma. Después de la decepcionante participación en el Mundial de Corea y la Euro 2004, Francia estaba ante el último gran torneo de su generación más ganadora. Zidane se despedía del fútbol en aquella cita y Henry, con 29 años, estaba ante su gran oportunidad de ganar otro Mundial.

Los galos comenzaron el torneo con dudas pero gracias a los goles de Henry alcanzaron la segunda fase. En las eliminatorias, Zidane tomó el mando y Francia eliminó a tres de las favoritas: España, Brasil y Portugal. Henry sería vital en cuartos al marcar el gol ante la selección brasileña y en semifinales, al provocar el penalti que dio el pase a la final a su país. En la final no pudo marcar pese a jugar un buen partido pero Italia se acabaría llevando la Copa.

 

Henry en el FC Barcelona

Henry afrontaba el tramo final de su carrera y comenzó a plantearse su marcha del Arsenal. Después de coquetear con el Barcelona decidió quedarse una temporada más, en el que sería su peor año en Inglaterra. Las lesiones lastraron al delantero que tan solo pudo jugar 27 partidos y marcar 12 goles en todo el curso.

El 23 de junio de 2007 se confirma, esta vez sí, el fichaje de Henry por el Barcelona. Los culés pagaron 24 millones de euros por el delantero para conformar una delantera de ensueño junto a Messi, Ronaldinho y Samuel Eto’o. Parecía un Barça temible pero las lesiones y los malos hábitos del brasileño impidieron que pudieran coincidir juntos en toda la temporada.

Los problemas en la espalda de Henry limitaron su aportación en su primera temporada en España, donde jugó 47 partidos y marcó 19 goles en un año para olvidar. El Barcelona acabó la temporada sin títulos y tras ser goleados y hacer el pasillo al Madrid en el Bernabéu, el ciclo ganador de los culés parecía agotado.

Para la temporada 2008-2009, Guardiola se convirtió en el nuevo entrenador. La marcha de Ronaldinho dio más protagonismo a Henry en el ataque del Barça, que tras un mal comienzo se convirtió en una máquina de ganar y marcar goles. Al ritmo del tiki-taka, Henry cuajó su mejor año en Barcelona y fue decisivo en año del triplete con 26 goles y 12 asistencias. Los culés ganaban Liga, Copa y Liga de Campeones con varios partidos inolvidables como la victoria por 2-6 en el Bernabéu.

Henry continuó un año más en el Camp Nou y, aunque formó parte del Sextete, completó su año más gris como azulgrana. Solo jugó 21 partidos y marcó 4 goles y ante su bajada de rendimiento anunció su marcha a los New York Red Bulls de la MLS.

 

Retirada de la Selección Francesa

Pero antes de emprender su nuevo camino, Henry disputó su último Mundial en Sudáfrica. Los franceses se clasificaron a la cita en la repesca frente a Irlanda con una mano deliberada del delantero, por la que fue duramente criticado. Aquella picaresca tampoco sirvió de mucho. Francia quedó eliminada en la primera fase con un motín de varios jugadores incluido y Henry se despedía de la selección francesa para siempre.

«Titi» jugó 123 partidos como internacional en los que anotó 51 goles. Se convirtió en el único jugador francés en jugar cuatro Copas del Mundo y ganó un Mundial, una Eurocopa y una Copa Confederaciones con «Les Bleus».

 

New York Red Bulls y breve retorno al Arsenal

De 2010 a 2014, Henry jugó durante 5 temporadas en la Liga de Estados Unidos. En los New York Red Bulls dejó pinceladas de su clase, ganó un par de títulos de Conferencia Y marcó 52 goles en 135 partidos. Thierry Henry colgó las botas en 2014 pero vivió uno de los momentos más especiales de su carrera cuando en 2012, con 354años, regresó al Arsenal por 3 meses para reforzar el equipo.

El francés tuvo la oportunidad de redebutar en en el Emirates Stadium y marcó un emotivo gol ante el Leeds que cerraba su etapa como el jugador más grande en la historia de los gunners. Henry ganó dos títulos de liga, tres FA Cups, dos botas de oro y cinco premios a jugador del año. Fue máximo goleador de la Premier en cuatro ocasiones y, en sus 7 años de rojo y blanco, se convirtió en el máximo goleador de la historia del club con 228 goles en 377 partidos.

Una estatua recuerda sus gestas con el Arsenal en el nuevo estadio aunque su Leyenda siempre permanecerá imborrable entre todos los aficionados al fútbol.

2 comentarios sobre “La Leyenda de Thierry Henry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *