SAMUEL ETO’O: de Indomable a Leyenda

Biografía de Samuel Eto’o

El 7 de mayo de 2019 pasará a la historia como el día que se retiró Samuel Eto’o. El delantero camerunés cuelga las botas después de 22 años de carrera en la que ha demostrado ser uno de los mejores jugadores africanos de la historia.

Eto’o nació en Mkon en 1981 y se pasó la infancia dando patadas a un coco hasta que su tío pudo comprarle un balón. Comenzó su carrera como futbolista profesional con apenas 12 años, cuando fue inscrito en el Avenir Douala de segunda división.

El joven Samuel destacaba entre jugadores de más de veinte años y el año siguiente fichó por otro equipo de la ciudad. Con el UCB Douala eliminó a un Primera plagado de internacionales al que marcó 2 goles. Su progresión era tan grande que con solo 15 años fue convocado por la selección absoluta de Camerún.

 

 

Llegada al Real Madrid

En 1996 Pirri era ojeador del Real Madrid y tras seguir al chico le propuso fichar por el equipo blanco. Con 15 años no tenía sitio en el primer equipo por lo que fue cedido al Leganés. En la segunda división española jugó 28 partidos marcando 3 goles y dando 5 asistencias. Eto’o jugó su primer Mundial en Francia 98 al debutar ante Italia con solo 17 años.

La temporada 98-99 formó parte de la primera plantilla blanca pero como no jugaba se marchó cedido al Espanyol de Barcelona. Allí tampoco gozaría de oportunidades jugando un único partido de Copa hasta el final de la campaña. La 99-2000 regresó a la disciplina del Real Madrid donde participó en 6 partidos antes de irse nuevamente cedido al Mallorca.

 

Explosión en el Mallorca

En su primer año en la isla jugó 13 partidos y marcó 6 goles ganándose el cariño de la afición bermellona. Ese mismo año ganó la Copa de África con Camerún y en verano participó en los Juegos Olímpicos de Sídney para colgarse la medalla de Oro con un gol suyo en la final frente a España.

Eto’o inició la pretemporada 2000-2001 con el Real Madrid pero con la llegada de Florentino Pérez al la presidencia acabó siendo traspasado al Mallorca. El club balear se hizo con el 50% de los derechos federativos de Eto’o a cambio de 7,2 millones de euros. De este modo, el Real Madrid podía recuperarlo a mitad de precio, o conseguir la mitad del importe en un futuro traspaso.

Dirigido por Luis Aragonés, el delantero desata todo su potencial. El Sabio supo zarandear y enderazar su carrera para que Eto’o se marcase 13 goles en 33 partidos. Ese año el Mallorca quedó tercero y jugaría el año siguiente la Liga de Campeones. Los baleares cayeron en un grupo duro ante Arsenal, Panathinaikos y Schalke 04. Los bermellones sacaron 9 puntos pero no pudieron clasificarse para las eliminatorias.

En 2002 Eto’o ganaría ganó su segunda Copa África y jugaría su segunda Copa del Mundo en Corea y Japón 2002. Camerún quedó eliminada en la primera fase pero el delantero dejó detalles de clase mundial. A su vuelta a España y después de un año de sufrimiento para salvarse con el Mallorca, Eto’o volvió a divertirse en la 2002-2003 con Gregorio Manzano en el banquillo. El africano marcó 19 goles en 36 partidos y se convirtió en la bestia negra de su ex-equipo.

El Mallorca eliminó al Real Madrid de la Copa con un 4-0 en Son Moix con dos goles del camerunés y en el partido de liga del Bernabéu anotaría otro para endosar un histórico 1-5 a los merengues. La afición blanca se rindió al juego del atacante.

Eto’o llevó a su equipo hasta la final del torneo del KO y marcaría 2 goles en la final ante el Recreativo de Huelva. El delantero ganaba su primer título y parecía listo para fichar por un equipo grande. Durante el verano se habló de una posible recompra del Real Madrid para salir cedido pero el delantero no quiso moverse de Mallorca.

Con el regreso de Luis Aragonés a la isla, Eto’o culminó su mejor año como bermellón. Jugó 43 partidos, marcó 22 goles y dio 11 asistencias. Su noche más inolvidable la dejó en el Santiago Bernabéu cuando pulverizó al Real Madrid con 2 goles increíbles. Su celebración se la dedicó a Florentino Pérez, al que consideraba el responsable de que no estuviera triunfando en el equipo blanco.

 

Fichaje por el FC Barcelona

Esa noche cerró las puertas de un posible regreso al Real Madrid, cuya intención era comprarlo para evitar que fichase por el Barcelona. Eto’o se mostró indomable, quería fichar por el eterno rival madridista y forzó la máquina para ser azulgrana. Finalmente los blancos cedieron y su traspaso se cerró por 27 millones de euros. En su presentación como culé dijo: «Correré como un Negro para vivir como un blanco»

Su primer año como culé (2004-2005) fue muy positivo. Creció como jugador junto a Ronaldinho y se proclamó campeón de Liga marcando 24 goles en el campeonato. En su celebración se acordaría del Real Madrid cantando eso de «Madrid cabrón, saluda al campeón»Forlán le arrebató finales el Pichichi en las jornadas finales, trofeo que ganaría el curso siguiente. Sus 26 goles sirvieron para ganar otra Liga en la que dejó una imagen para el recuerdo en la Romareda. Los gritos racistas de la grada hicieron que quisiera abandonar el campo, concienciando a aficionados y clubes del problema del racismo en el fútbol.

Pero su aportación más importante ese año se produjo en la Liga de Campeones. En la final de París, Eto’o forzó la expulsión de Lehmann y marcó el decisivo gol del empate a uno. Su única  decepción ese año fue no clasificarse con su selección para el Mundial de Alemania 2006.

La temporada 2006-2007 vivió su peor año en el Barcelona. Eto’o sufrió una rotura de menisco ante el Werder Bremen y se perdió cinco meses de competición. Nada más recuperarse estalló en cólera después de que Rijkaard dejase entre ver que se había negado a jugar contra el Racing. La Rajada de Villafranca evidenció los problemas en el vestuario y la división de la directiva anunciando un mal final de temporada. El Barça acabó el año en blanco. El Madrid remontó la Liga, el Liverpool lo borró de la Champions y el Getafe humilló al equipo azulgrana cuando el club ya preparaba su viaje a la final de Copa.

La campaña 2007-2008 se firmó a Henry para revolucionar el grupo pero el ciclo de Rijkaard estaba en decadencia. Eto’o se perdió el inicio de temporada por lesión y sus problemas físicos solo le dejaron jugar 28 partidos esa temporada.

El Barça completó una Liga decepcionante en la que fue tercero a 18 puntos del Real Madrid, al que tuvo que hacer el famoso pasillo. Esa noche no estuvo Eto’o, al que se le acusó de borrarse de la cita tras forzar una tarjeta amarilla en la jornada anterior. Eliminado en semifinales de Copa por el Valencia y por el Manchester United en la Champions, el Barça cerró la era Rijkaard sin títulos.

 

La era Guardiola

Laporta confió el siguiente proyecto en Guardiola, que el día de su presentación anunció que no contaba con Eto’o, Ronaldinho y Deco para la temporada 2009-2009. Pero el camerunés insistió en quedarse y le dejó claro a Pep que sus triunfos iban a depender de su rendimiento. Aquella campaña sería la mejor de la historia del Barça con un Samuel Eto’o extramotivado. El camerunés firmó 30 goles en la liga y 36 en el total de una temporada en el que ganaría todos los títulos. Aquella campaña el Barça de Guardiola y Eto’o firmaron partidos imborrables, como el 2-6 al Madrid en el Bernabéu en Liga o el 4-0 al Bayern en la Champions.

En la final de Roma, el Manchester dominaba a los catalanes hasta que Eto’o abrió el marcador con un certero punterazo. Aquella noche Eto’o ganaba su tercera Copa de Europa y jugó su último partido como azulgrana. La relación con Guardiola seguía siendo tensa, evidenciada en un partido contra el Betis en el que el delantero desobedeció las indicaciones del técnico.

Su rebeldía le obligó a salir del Barça para entrar en el traspaso de Ibrahimovic, que se cerró en un montante de 45 millones de euros más la cesión del camerunés. Eto’o dejaba el Barça tras marcar 129 goles en 199 partidos.

 

Traspaso al Inter de Milán

Eto’o firmaba por el Inter y se ponía a las órdenes de Mourinho, que le hizo sacrificarse mucha más en defensa. A pesar de ello el delantero marcó 17 goles en 48 partidos y ganó otro triplete histórico.

El Inter ganó el Scudetto y la Coppa de Italia con autoridad y completaría una Champions memorable. Los de Mourinho ganaron 3-1 en San Siro al vigente campeón y aguantaron la ventaja en el partido de vuelta jugando con un hombre menos durante más de una hora y con Eto’o defendiendo prácticamente de lateral derecho. El camerunés se tomó la revancha ante el Barcelona y finalizaría la temporada conquistando otra Champions en el Santiago Bernabéu.

El 2010 lo terminó disputando su tercer Mundial en Sudáfrica, donde a pesar de marcar dos goles no pudo dar ningún triunfo a su selección.

La marcha de Mou al Madrid convirtió a Rafa Benítez en el nuevo técnico de Eto’o. Con él español ganó el Mundial de Clubes tras derrotar al Mazembe por 2-0. El delantero marcó el segundo tanto de la final y sería designado como mejor jugador del torneo. El Inter acabó ganando la Coppa de Italia con dos goles suyos Eto’o  batió su récord personal de goles en una temporada, con 37. Seria su última temporada como neroazzurro con la que jugó 102 partidos y marcó 54 goles.

 

Del Anzhi al resto del Mundo

Con 30 años el africano se enroló en el ambicioso proyecto del Anzhi Majachkalá. En la Premier Rusa compartió equipo con Roberto Carlos y marcó 36 goles en 73 partidos. Las aspiraciones del Anzhi no se cumplieron y Eto’o firmó por el Chelsea en la temporada 2013-2014. El camerunés volvía a estar a las ordenes de Mourinho, que cuestionó la edad del delantero. A pesar de todo, Eto’o jugó 35 partidos y marcó 12 goles siendo el mejor atacante blue.

Ese verano el histórico delantero disputó su cuarto Mundial en Brasil 2014. Eto’o solo jugó un partido pero se convirtió en el jugador africano con más presencias en Copas del Mundo. Anunció su retirada definitiva de la selección tras el evento siendo el máximo goleador de la historia de Camerún, con 56 goles en 116 partidos.

Eto’o pasó otro año en Inglaterra jugando para el Everton, volvió al Calcio para enrolarse en la Sampdoria y pasó 3 años en Turquía. Entre el Antalyaspor y el Konyaspor jugó 91 partidos en la Superliga otomana para anotar 50 goles. Su última aventura futbolística la desarrolló en Qatar donde puso punto y final a una carrera espectacular.

Después de 22 años, 887 partidos oficiales y 427 goles el camerunés cuelga las botas con un Palmarés inmejorable. Fue 4 veces futbolista del año en África, ganó 4 Champions League y 20 títulos en total. Eto’o pasó de ser un león indomable a una Leyenda del Fútbol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *