El «Dream Team» de Cruyff

Entre 1988 y 1996 el FC Barcelona vivió su primera gran etapa ganadora. La llegada de Johan Cruyff sentó las bases de una filosofía nueva en la que el fútbol ofensivo y el espectáculo primaban sobre cualquier otro concepto. Con el holandés en el banquillo el fútbol y la mentalidad del Barça, cambiaría para siempre.

 

La llegada de Johan Cruyff

A finales de los 80 el FC Barcelona vivía momentos difíciles. La entidad estaba sumida en el pesimismo y aún no se había recuperado de la final de la Copa de Europa perdida en Sevilla ante el Steaua de Bucarest (1986). Luis Aragonés se hizo cargo del equipo tras el despido de Terry Venabales y consiguió salvar la temporada 87-88 con un título de Copa del Rey que evitó que los azulgranas se quedasen sin jugar competiciones europeas.

Unos meses antes la plantilla y el entrenador se enfrentaron en contra de la directiva por discrepancias con los derechos de imagen de los contratos en el famoso motín del Hotel Hesperia. Aquel conflicto sería el epílogo de una época triunfal para el Barça, que comenzó con la marcha de algunas vacas sagradas del vestuario y la llegada de Johan Cruyff al banquillo azulgrana.

El técnico holandés llegaba de triunfar en Holanda con el Ajax pero, curiosamente, aún no tenía el carné de entrenador. Pese a ello su autoridad entre los culés era indiscutible. «Conozco el Club y no quiero que la historia se repita. Si queremos cambiar las cosas, hay que cambiar la historia”. Con estas palabras arrancaba la era Cruyff, marcada por un cambio de filosofía en la forma de entender el juego.

 

El Barcelona de Johan Cruyff . El «Dream Team»  (Vídeo)

 

Una revolución en la Plantilla

Para dejar atrás los complejos históricos del club, Cruyff trabajó para que el Barça fuese el equipo protagonista, el dueño del balón y el dominador del partido. Para empezar tomó decisiones drásticas e hizo una revolución en la plantilla. 15 jugadores abandonaron el club y 16 llegaron a Can Barça. Rekarte, Bakero y Beguiristáin vinieron de la Real Sociedad, Salinas y Eusebio del Atlético de Madrid, Soler y Ernesto Valverde del Espanyol mientras que canteranos como Milla, Guillermo Amor y posteriormente Guardiola se incorporaban a la primera plantilla.

Cruyff impuso los rondos en los entrenamientos, implicó a los porteros en la salida de balón y abrió el campo con dos extremos muy abiertos. Instauró por primera vez la figura del falso nueve y dispuso la defensa de 3 con un centrocampista reconvertido a hombre libre. El fútbol español se preguntaba si se podía triunfar más allá de la furia.

 

Un comienzo discreto

Los inicios del proyecto de Cruyff fueron revolucionarios pero poco brillantes. Las ideas innovadoras del técnico holandés tardaron en cuajar y, aunque el Barça jugaba un fútbol admirable, no conseguía títulos de importancia. Opacado por el Real Madrid de la Quinta del Buitre en la Liga, Cruyff consiguió ganar en su primer año la Recopa de Europa de 1989.

Un año después, tampoco pudo desbancar a los blancos en campeonato pero si en la Copa del Rey (1990). Los culés se impusieron 2-0 al Madrid en la final de Mestalla y salvaban la temporada con un título ante el eterno rival. Pese a conseguir dos títulos en dos temporadas, los resultados no estaban siendo los esperados y Cruyff seguía siendo discutido aunque fue ratificado por la directiva.

 

Primera Liga en 1991

Para la temporada 90-91 el Barça se reforzó con la llegada Goikotxea y Hristo Stoichkov. El búlgaro se unió a Koeman y Laudrup para completar el cupo de extranjeros y formar un equipo de ensueño que comenzaba a carburar. Los culés se alzaron en el liderato en la primera jornada y no lo soltarían hasta el final de la temporada. El Barça se proclamaba campeón a cuatro jornadas del final y lograba su primera liga en 5 años. Los culés estuvieron cerca del doblete pero perdieron la final de la Recopa de Europa por 2-1 ante el Manchester United.

 

La 1ª Copa de Europa en Wembley (1992)

En la campaña 91-92 el Barcelona regresaba a la Copa de Europa, la gran obsesión de uno de los únicos clubes grandes que quedaban sin tener una orejona. Después de eliminar sin dificultades al Hansa Rostock en primera ronda, los culés se toparon con el combativo Kaiserlautern. Los remontaron el 2-0 obtenido por los catalanes en la ida y un agónico gol de Bakero en el último minuto evitó una eliminación que hubiera sido traumática.

Con el impuso de aquella noche en Alemania, el Barcelona superó a Dinamo Kiev, Benfica y Sparta Praga en la liguilla de cuartos de final y alcanzó su tercera final de la Copa de Europa. El estadio londinense de Wembley acogió la finalísima ante la Sampdoria en un partido muy igualado que se tuvo que decidir en la prórroga. Antes de salir al campo Johan le dijo a sus jugadores: «Salid y disfrutad». Un cañonazo de Ronald Koeman en una falta indirecta daba el ansiado título al Barcelona. Aquel verano del 92, el Barça pasó a ser el «Dream Team», el equipo que había cumplido con el gran sueño de los culés.

 

Las Ligas de Tenerife

Con la resaca del título el Barcelona disputó la última jornada de Liga en segunda posición y a un punto del Real Madrid. Los merengues jugaban en Tenerife y parecían encarrilar el título con los goles de Hierro y Hagi. Pero el Tenerife, entrenado por Jorge Valdano, conseguiría una remontada histórica que posibilitó la segunda liga consecutiva del Barcelona.las

La temporada 1992-1993 fue bastante irregular para el equipo de Cruyff. El año comenzó con el título de la Supercopa de España tras imponerse al Atlético de Madrid pero con la decepcionante eliminación en octavos de la Copa de Europa ante el CSKA Moscú. El Madrid volvió a llegar a líder a la última jornada de Liga pero, caprichosamente, jugaba de nuevo en Tenerife. Los canarios volvieron a ganar por 2-0 y la victoria del Barcelona frente a la Real Sociedad le daba el campeonato por tercera vez consecutiva.

 

La Liga de Romário

Para la temporada 1993-1994 el Barcelona firmó a la estrella brasileña Romário.  El delantero procedente del PSV costó 10 millones de pesetas pero vino a completar un equipo de ensueño. Su adaptación fue rápida y en su debut en el Camp Nou anotó sus primeros 3 goles. Aquella liga será recordada por el La Manita que los culés endosaron al Real Madrid. Romário en tres ocasiones, Koeman e Iván Iglesias completaban el 5-0 en una de las noches más mágicas del cruyffismo.

Romário, que prometió marcar 30 goles, cumpliría su promesa en una Liga que volvería a decidirse en la última jornada. Esta vez fue el Deportivo de La Coruña quién lideraba el campeonato y no pudo con la presión. Djukic falló un penalti en el último minuto ante el Valencia y el Barcelona se impuso 5-2 al Sevilla para ganar la cuarta liga consecutiva. Parecía increíble pero el Dream Team había ganado 3 de esos 4 campeonatos sin llegar como líder al último partido.

 

BARCELONA 5 REAL MADRID 0 (1994)

 

 

El Desastre de Atenas en la final de la Champions

En la Champions, el Barcelona completó una gran campaña y consiguió llegar a la final con partidos épicos. El 4-1 para remontar la eliminatoria ante el Dinamo Kiev es uno de los partidos más recordados de aquel Dream Team. Los culés superaron la liguilla de cuartos con holgura y vencieron 3-0 al Oporto en semifinales para alcanzar la final ante el Milan.

En Atenas, los catalanes parecían favoritos pero fueron arrollados por el equipo de Capello. Un doblete de Massaro en la primera parte y los goles de Savicevic y Desailly en la segunda mitad, acabaron con el sueño azulgrana dinamitando el ciclo ganador del Dream Team.

 

El Fin del Dream Team

Después de aquel 4-0 la directiva quiso renovar la plantilla y se deshizo de algunos pesos pesados de la plantilla. Zubizarreta, Goikoetxea y Salinas abandonaron el equipo junto a Michael Laudrup, que tras quedarse fuera del once en Atenas se marchó al eterno rival (Real Madrid).  Para sustituirles llegaron jugadores como Lopetegui, Abelardo o Gica Hagi pero, no fueron suficientes.

La temporada 1994-1995 fue la peor de la era Cruyff. Los culés acabaron cuartos, a nueve puntos del Madrid en la Liga y recibieron de vuelta, un año después, una Manita histórica en el Bernabéu. Aquella noche, Romário fue suplente y acabaría jugando sus últimos minutos como jugador del Barcelona. El brasileño se había incorporado 23 días tarde a la pretemporada y forzó su salida al Flamengo que se produjo en enero.

 

REAL MADRID 5 BARCELONA 0 (1995)

 

En la Champions, los culés llegaron hasta cuartos de final pero quedarían apeados por el Paris Saint Germain de George Weah. Era el primer año de la era Cruyff, que acaba sin ningún título importante.

La temporada 1995-1996 sería una prolongación del fracaso del año anterior. Se marcharon otros mitos como Koeman, Stoichkov, Beguiristain o Eusebio y llegaron jugadores como Kodro o  Prosinečki que no llegaron a triunfar. Cruyff trató de paliar la falta de efectivos con jugadores de la Masía pero el equipo estaba falto de calidad. El equipo azulgrana quedó tercero en Liga y perdió la final de Copa ante el Atlético de Madrid del Doblete. La era Cruyff estaba acabada y Johan fue despedido a falta de una jornada para el final del campeonato.

Con el holandés en el banquillo el Barcelona ganó 11 títulos. 4 campeonatos de Liga, 1 Recopa, 1 Supercopa de Europa, 1 Copa del Rey, 3 Supercopas de España y la ansiada Copa de Europa. Sin embargo y, al margen de los trofeos conseguidos, el «Dream Team» será recordado por su manera de jugar al fútbol, de cambiar la filosofía de un equipo y alumbrar el camino a un club que siguió creciendo entorno a la misma idea; tocar el balón, dominar el juego y divertirse sobre el terreno de juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *