Así jugaba PEP GUARDIOLA

Biografía de Pep Guardiola

Josep Guardiola i Sala nació el 18 de enero de 1971 en Santpedor, Barcelona. «Pep» fue canterano del Barça y con los años se convertiría en el capitán del club de sus amores. Guardiola perteneció al mítico «Dream Team» de Johan Cruyff que ganó la 1ª Copa de Europa y fue uno de los jugadores españoles más icónicos de los años 90.

FC Barcelona (1991-2001)

Guardiola era un gran aficionado del Barça desde pequeño. Comenzó a jugar en el Gimnàstic de Manresa hasta que con 13 años fue reclamado por el club de sus amores. El pequeño Pep era un centrocampista con mando y visión de juego pero su pobre físico dejaba muchas dudas sobre si sería un jugador aprovechable para el primer equipo. Ajeno a aquello, Guardiola se hizo como jugador en La Masía y pasó de ser un simple recogepelotas a ser convocado por el primer equipo a los 19 años.

El 16 de diciembre de 1990 debuta frente al Cádiz en el Camp Nou y poco a poco se convierte en un hombre importante para Johan Cruyff. En sus comienzos alternó la posición de central y de centrocampista pero su misión en el campo era la misma, hacer circular el balón e iniciar las juego ofensivo del equipo. Su forma privilegiada de leer el juego conectó con la filosofía de Cruyff, que alimentó el carisma y la personalidad de un jugador en constante crecimiento.

 

 

JJOO Barcelona 1992

Tras disputar 4 partidos en el triunfo liguero de 1991, Guardiola termina por consolidarse con el primer equipo en la temporada 1991-1992. Ese año se estrena como goleador y debuta con la selección española absoluta. Pero su mayor éxito lo consigue el 20 de mayo al ganar la ansiada Copa de Europa en Wembley. 2 semanas después el Real Madrid pierde en Tenerife en la última jornada y el Barça conquista un doblete histórico. Su importancia en el Dream Team le convierten en un fijo de la selección olímpica con la que ganó los Juegos Olímpicos de Barcelona.

Después de tantos triunfos y de su gran rendimiento, Guardiola ganó el trofeo Bravo que le proclamaba el mejor jugador sub-21 de Europa. El joven mediocampista también ganó la Supercopa de Europa y sumó una tercera liga tras otra carambola en Tenerife. Guardiola no jugó el día del alirón ante el Real Sociedad pero festejó el título con sus compañeros.

 

Eje del Dream Team de Cruyff

En la temporada 93-94 disfrutó del histórico 5-0 al Real Madrid y de la cuarta liga consecutiva. Esta vez fue el Deportivo quién pinchó en la última jornada y posibilitó el alirón culé con el famoso penalti fallado por Djukic en el último minuto. Días más tarde le tocaría sufrir uno de los mayores reveses de su carrera, al caer goleado por 4-0 en Atenas ante el Milan en la final de la Liga de Campeones. Aquella derrota acabó con el Dream Team y el Barça no volvería a ganar ningún título relevante con Cruyff en el banquillo.

En la campaña 95-96 Cruyff acabó siendo cesado y en la siguiente jornada, Guardiola marcó un icónico gol de falta en Riazor que dedicó a Charly Rexach. Ya con Bobby Robson en el banquillo ganó 3 títulos en la Liga de las Estrellas 96-97. Superó al Atlético del Doblete en la Supercopa de España, ganó la Recopa de Europa en la final ante el Paris Saint Germain y conquistó la Copa del Rey en el Santiago Bernabéu tras derrotar al Betis por 3-2.

Las alegrías sobre el césped no se trasladaban en su relación con el club, con el que tuvo un desencuentro con motivo de su renovación. La continuidad de Guardiola estaba en el aire y hasta sus compañeros le pidieron que se quedase en los actos de celebración de los títulos. Finalmente firmó su continuidad en el club pero ya no volvió a ser el mismo.

En la 97-98 sufrió unos problemas en los isquiotibiales que solo le permitieron jugar 14 partidos. Sus problemas físicos y la aparición de Xavi Hernández fueron restándole protagonismo en el Barcelona, del que se despediría en el año 2001.

Pep terminaba contrato y casi para sorpresa de todos anunció su marcha a final de temporada para poder jugar en el extranjero. Su último partido fue ante Valencia en una noche mágica para Rivaldo, que con 3 goles clasificó al Barça para la Liga de Campeones en el último minuto. Como jugador azulgrana jugó 385 partidos y marcó 13 goles.

 

Marcha al Calcio italiano (Brescia, Roma)

Sorprendentemente Guardiola se marcharía al Calcio para jugar en el Brescia. Allí compartiría equipo con Roberto Baggio, con el que se entendía de maravilla. Todo parecía irle bien hasta que el 21 de octubre dio positivo por Nandrolona en un control antidoping. El jugador fue suspendido por 4 meses y 2.000 euros de multa pero tras muchos pleitos y juicios se acabó determinando en los tribunales que era inocente.

Tras cumplir con la suspensión mantuvo su buen rendimiento y despertó el interés de la Roma, que lo firmó en el mercado de invierno. Con los romanos apenas disputó 8 partidos. Fabio Capello apostó por centrocampistas más físicos y Guardiola regresaría un año después a Brescia.

En su segunda etapa volvió a coincidir con Baggio y con otros prometedores futbolistas como Pirlo o Luca Toni. Pep se entendió muy bien con el técnico Carlo Mazzone y fue una pieza fundamental para que el equipo mantuviera la categoría.

 

Internacional con la Selección Española

Guardiola fue convocado por Javier Clemente para jugar su primer y único Mundial en Estados Unidos de 1994. El centrocampista jugó 2 partidos y anotó un gol de penalti ante Bolivia que sirvió para clasificar al equipo para octavos. Sus apariciones en la selección fueron inconstantes aunque siempre que se encontraba en forma fue llamado por el seleccionador.

La mala temporada del Barça en la 95-96 le costó no acudir a la Eurocopa de Inglaterra y sus problemas físicos hicieron que tuviese que renunciar al Mundial de Francia 98. Tras el fracaso de España Camacho sustituyó a Clemente y siguió contando con el catalán. Con él en el eje del centro del campo La Roja disputó grandes partidos, incluyendo el 9-0 a la selección de Austria. Guardiola participó en la Eurocopa del año 2000 en Bélgica y Países Bajos donde España caería ante Francia en cuartos de final.

Las lesiones siguieron castigando la carrera de Guardiola, que se perdió el Mundial de 2002 en Corea y Japón al sufrir una lesión de ligamentos cuando jugaba en Italia. Ahí perdió su última oportunidad de volver a jugar un Mundial y vestir la camiseta de España.

 

Qatar y Dorados de México

Después de cumplir con el objetivo Guardiola se marchó de Italia para jugar en el Al-Ahli de Catar. Jugaría dos temporadas allí donde compartiría torneo con otros jugadores de su generación como: Gabriel Batistuta, Claudio Caniggia o Fernando Hierro.

En 2005 desechó algunas ofertas para jugar en Inglaterra y parecía que iba a colgar las botas. Sin embargo firmó un último contrato en México para fichar por el Dorados de Sinaloa. Allí fue dirigido por su gran amigo Juan Manuel Lillo para disputar 10 partidos y anotar un gol. En 2006 acabó anunciando su retiro para comenzar una brillante carrera como entrenador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *