La Leyenda de IKER CASILLAS

Biografía de IKER CASILLAS

Iker Casillas ha sido uno de los mejores porteros de la historia del Real Madrid y, para algunos, es el mejor portero de la historia. Sus reflejos y capacidades en el uno contra uno, salvaron en más de una ocasión al equipo blanco y a la selección española, con los que consiguió todos los títulos posibles. Hoy, en Memorias del Fútbol hablamos de la Leyenda de Iker Casillas.

 

IKER CASILLAS «El SANTO» del Real Madrid

 

 

Carrera de Iker Casillas en el Real Madrid

Móstoles es una localidad madrileña de poco más de 200 mil habitantes donde un 20 de mayo de 1981 nacería una estrella. Iker Casillas Fernández comenzó a jugar al fútbol desde muy pequeño pero a los nueve, le cambió la vida. Para entonces ya sabía que quería ser portero y su padre le llevó a hacer una prueba con el Real Madrid. La casa blanca sería suya por más de 25 años.

En la antigua Ciudad Deportiva Iker creció como guardameta y fue ascendiendo escalones hasta jugar con jugadores hasta 3 años mayores que él. Con solo 15 años asombró en el Mundialito de Bolivia, donde dejó paradas para el recuerdo.

La llamada del primer equipo le llegó por sorpresa en 1997 a los 16 años y medio. Iker estaba en clase, pero la lesiones de Contreras y Bodo Illgner le dieron la posibilidad de ir convocado al partido de Champions contra el Rosenborg noruego. No jugaría ni un minuto, pero tendría su oportunidad muy pronto.

 

Campeón del Mundial Juvenil y Debut con el Real Madrid

Casillas seguía siendo uno de los porteros más prometedores de España y, en cuestión de meses, ganaría el Mundial Juvenil de Nigeria con la selección española en 1999. Aquella generación despertaría el gen ganador del fútbol español que, años más tarde, daría muchas más alegrías a su país.

Su momento con el Real Madrid llegaría en septiembre del 99. El equipo tenía problema con los porteros y Toshack decidió apostar por el más joven. Con solo 18 años Iker debutó en el viejo San Mamés para jugar ante un equipo que pudo ser el suyo: el Athletic Club de Bilbao. En la ciudad y ante el equipo del que era aficionado su padre, Casillas cuajó un buen debut donde apuntó maneras. A pesar de errores puntuales, se fue consolidando como titular y la llegada de Del Bosque al banquillo merengue le otorgó aún más confianza.

 

Campeón de Europa y Debut con España

La irregularidad del Madrid en la Liga contrastaba con sus actuaciones en Europa, donde tras eliminar a Manchester United y Bayern Múnich llegaría a la final de la Liga de Campeones. Con 19 años recién cumplidos, Iker se convirtió en el jugador más joven en jugar y ganar una Champions.

Su gran aparición europea le valió para ser convocado para la selección española absoluta y viajar como tercer portero a la Eurocopa 2000 de Países Bajos. Su primer partido como internacional lo jugaría ante Suecia en un amistoso de preparación.

Tras el europeo, Casillas gana el trofeo Bravo como mejor jugador joven y comienza la temporada 2000-2001 como titular indiscutible. La llegada de César no inquietó al de Móstoles, que continuó asombrando al Bernabéu con sus espectaculares estiradas. Superó las derrotas en la Supercopa de Europa y la Copa Intercontinental y en 2001 ganaría su primera Liga.

 

De suplente a Héroe de la Novena y el Mundial

El curso 2001-2002 fue distinto al anterior para Iker. Comienza como titular en un Real Madrid que apunta alto pero de la noche a la mañana pasa a ser suplente de César Sánchez. El veterano portero le gana la partida, juega la segunda vuelta y lleva al equipo blanco a una nueva final de la Champions.

El Madrid ganaba 2-1 en Glasglow pero en la segunda parte sucede lo imprevisible. César se lesiona y Casillas tiene que entrar para detener 3 goles cantados del Bayer Leverkusen. Iker salva al Madrid, que gana la Novena con él como héroe inesperado. El portero llora desconsolado, sabe que su carrera acaba de cambiar para siempre.

Semanas más tarde Iker entra en la convocatoria para jugar su primer Mundial en Corea y Japón. Cañizares era el portero titular pero un frasco de colonia se cruzó en su camino para dejárselo libre a Casillas. El destino parecía conspirar a favor a su favor y le brindaba otra oportunidad de oro. España realiza un gran papel, Iker se convierte en el héroe en octavos ante Irlanda y solo el polémico arbitraje ante Corea le impiden llegar más lejos.

Pero tras ese Mundial Casillas se agiganta, se gana el apelativo de «El Santo» y se convierte en el mejor portero del mundo. Sostiene el Madrid de Los Galácticos con el que gana su segunda Liga en 2003. Iker no se arrugaba ante nadie y era capaz de reprochar a otra leyenda como Oliver Kahn, que se negase a cambiar su camiseta con él tras un partido amistoso.

 

Su consagración Mundial (2006-2010)

Curiosamente, su mejor momento deportivo viene carente de títulos. Con el Real Madrid está 3 temporadas seguidas sin ganar ningún título y en con la selección cae de forma decepcionante en la Eurocopa de Portugal (2004) y el Mundial de Alemania (2006).

Sin embargo con el retorno de Fabio Capello al Real Madrid gana la Liga de las Remontadas y después otro título aún más brillante con Schuster como entrenador. Casillas encaja 32 goles en 36 partidos y consigue su único Trofeo Zamora como portero menos goleado.

Ese año 2008 sería mágico para Iker, que tras completar un torneo portentoso, gana la Eurocopa como capitán de la selección española. Los penaltis ante Italia, la parada a Pavlychenko ante Rusia en semifinales o sus intervenciones en la final fueron claves para que le denominaran, por primera vez, como el mejor portero del mundo. Casillas recibiría esta condecoración por 5 años consecutivos, donde mantuvo un rendimiento espectacular y terminó de superar a su gran amigo Buffon en la cima de los mejores porteros del momento.

Su coronación definitiva llegaría en el Mundial de Sudáfrica 2010 cuando volvió a ser uno de los principales culpables del triunfo de La Roja. El penalti detenido a Cardozo en cuartos y la inolvidable parada a Robben forman parte de la historia del fútbol español, que pudo ver como Casillas levantaba la primera Copa del Mundo para su país.

 

La Guerra vs Mourinho

Iker estaba en el mejor momento de su carrera pero con la llegada de Mourinho al banquillo del Real Madrid, todo comenzó a torcerse. La frustración de los Clásicos entre Madrid y Barcelona enturbió la relación de los internacionales españoles y Casillas, intentó poner paz con una llamada conciliadora a su amigo Xavi Hernández. Desde ese momento, la relación con Mourinho se torció. El portugués se sintió traicionado y, a pesar de ganar la Liga de los Récords, la tensión se palpaba entre capitán y entrenador.

Después de levantar su segunda Eurocopa en 2012, Iker  pasó por su peor época. Cuando el portero comenzó a fallar sobre el campo, Mourinho no le perdonó y acabó sentándole en el banquillo en un partido ante el Málaga. Recuperó el puesto por algunas jornadas pero una patada fortuita de Arbeloa le provoca una lesión en la mano que le deja fuera por más de 3 meses. El Real Madrid fichó a Diego López y para cuando el capitán estaba recuperado, no volvería a jugar.

El madridismo se dividió entre casillistas y mourinhistas y, aunque se marchó, una parte de la afición comenzó a silbar a su capitán. Ancelotti también dio la titularidad a Diego López en la Liga, aunque eligió a Casillas para jugar la Champions y la Copa del Rey. Sea o no casualidad, Casillas levantó los dos trofeos y volvió a tener la fortuna de su lado al evitar que uno de sus peores errores (en la final de Lisboa ante el Atlético de Madrid) tuviera consecuencias.

 

Adiós a España y al Real Madrid

Casillas levantó la Décima y acudió a su último Mundial en Brasil 2014. Su última aventura con la selección no fue muy afortunada, Iker tuvo errores severos y España se fue a casa en la primera fase. Fue suplente de De Gea en la Eurocopa 2016 y pese a que nunca anunció su retirada como Internacional, Iker no volvería a jugar con La Roja. Iker disputó 167 partidos con la selección, siendo la leyenda española con más partidos internacionales y teniendo el honor de haber levantado 2 Eurocopas y la Copa Mundial.

Casillas afrontó su último año de blanco nuevamente como titular. Con Keylor en un segundo plano su rendimiento no fue el de antaño y una parte del Bernabéu le tenía sentenciado. Sin títulos y con una fría despedida, Iker se marchaba del club de su vida en 2015 por la puerta de atrás.

El portero jugó 725 encuentros con el Real Madrid, siendo el segundo jugador con partidos de la historia del club. Consiguió 5 Ligas, 2 Copas, 4 Supercopas de España, 3 Mundiales de Club, 2 Supercopas europeas y 3 Champions League para hacer un total de 19 títulos de blanco.

 

Iker Casillas en el Oporto

Después de toda esa gloria, Iker Casillas encontró su nueva casa a 500 km de Madrid. El Porto le abrió las puertas a sus 34 años y como portero de los Dragoes ganó 2 títulos y jugó 156 partidos en 4 temporadas. El 1 de mayo de 2019 Casillas sufrió un inesperado infarto del que se ha recuperado pero que no le ha permitido volver a jugar al fútbol. Tras casi un año de cautelosa espera, Iker está preparando su retirada como futbolista y aspira a ser elegido como próximo presidente de la Federación Española de Fútbol.

 

2 comentarios sobre “La Leyenda de IKER CASILLAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *