La Historia de Del Piero

Alessandro Del Piero nació el 9 de noviembre de 1974 en la provincia de Treviso, donde comenzó a jugar al fútbol para iniciar su carrera deportiva en el Calcio Padova.

Su calidad como delantero no pasó desapercibida para los técnicos del primer equipo, que le hicieron debutar en Serie B con solo 18 años en 1992.

 

Alessandro Del Piero: La Leyenda de Pinturicchio

 

Fichaje por la Juventus

Tras jugar una temporada completa en la categoría de Plata del fútbol italiano, la Juventus fichó al prometedor atacante, que en su primera campaña alternó sus apariciones con los juveniles y el primer equipo bianconero.

Debutó en la Serie A en 1993 frente al Foggia y marcó su primer gol ante la  Reggina en una campaña en la jugó 14 partidos y anotó 5 goles. Su consagración definitiva llegó el 20 de marzo de 1994 cuando logró el primer triplete de su carrera frente al Parma.

Del Piero se consolida en la élite con la llegada de Marcelo Lippi en la 94-95 y la lesión de Roberto Baggio le abre camino en el once titular. Con su descarado y preciosista juego Pinturicchio se reivindica marcando 9 goles y gana su primer Scudetto para la Vecchia Signora luego de 9 años de sequía.

 

La Consagración de una Estrella

La marcha de Baggio dejó vía libre a Del Piero, que heredó el número 10 para ser la figura del equipo. En su primera aparición en la Champions anotó 6 goles decisivos y fue uno de los principales responsables para que la Juve levantase su segunda y última orejona.

El talento de Del Piero continuó apareciendo en momentos decisivos y, tras conquistar la Supercopa de Europa ante el PSG, marcaría el gol que definió la Copa Intercontinental ante a River Plate.

La Juve de Del Piero reinaba en el Mundo y en Italia, donde la Vecchia Signora volvía a proclamarse campeón del Scudetto. En Europa la Juventus volvió a llegar a la final y, aunque Del Piero fue suplente, salió en el descanso para marcar un gol de tacón. Lastimosamente para él, el Borussia Dortmund ganó 3-1 y se acabaría proclamando campeón.

En la 97-98 Del Piero despierta su instinto goleador y con 21 goles conduce a la Juventus a revalidar el campeonato  doméstico. En la Champions vive el mejor momento de su carrera con goles de antología y con 10 dianas se convierte el máximo goleador para alcanzar su tercera final consecutiva.  La Juve era favorita ante el Real Madrid en la final de Ámsterdam pero el gol de Mijatovic hizo que los blancos levantasen la Séptima Copa de Europa.

 

Internacional con Italia

Para entonces Del Piero ya era un fijo de la selección italiana y ese verano disputó su primer Mundial en Francia 98. Los problemas físicos hicieron que no pudiese brillar durante el torneo e Italia caería en cuartos ante los anfitriones.

Al comienzo de la siguiente campaña el crack italiano se fracturó la rodilla izquierda y tras nueve meses inactivo tuvo que esperar hasta el próximo año para volver a los terrenos de juego. Ya con Carlo Ancelotti en el banquillo juventino, Del Piero estuvo lejos de su mejor nivel y la Juventus perdió el Scudetto en la última jornada tras perder ante el Perugia.

Pese a su bajo rendimiento, el talento de Treviso acude a la Eurocopa 2000 en Bélgica y Holanda, donde marca un buen gol ante Suecia y llega hasta a la gran final ante Francia. Del Piero inicia el partido desde el banquillo pero, con la Azzurra en ventaja, sale en la segunda parte y tiene la oportunidad de marcar el gol de la sentencia.

Finalmente Francia conseguiría empatar en el tiempo de descuento y con un gol de oro de Trezeguet en la prórroga, Italia y Del Piero se quedaban sin Eurocopa.

 

Lesiones, desgracias y bajón de rendimiento…

Después de esa decepción la carrera de Del Piero daba síntomas de estancamiento y a sus problemas físicos y deportivos se unieron los familiares. A comienzos de 2001 su padre muere tras una grave enfermedad y pocos días después, Del Piero sale desde el banquillo para marcar un emotivo gol en el que desata toda la emoción contenida.

Después de otra discreta temporada Marcelo Lippi retorna al banquillo de la Juve y el fútbol de Del Piero resurge de nuevo. Pinturicchio alcanza los 21 goles en la temporada y la Vecchia Signora levanta otro Scudetto tras cuatro años de sequía.

Con 28 años Del Piero llegó al Mundial de Corea y Japón 2002 con ganas de reivindicarse con Italia. El ídolo transalpino anota un decisivo gol ante México pero la Azzurra vuelve a caer ante el anfitrión coreano tras un polémico arbitraje del ecuatoriano Byron Moreno.

Tras otra decepción con la nazionale, Del Piero forma un dúo inolvidable con Trezeguet y la Juventus revalida otro campeonato de Liga. Pinturicchio anota 23 goles en 38 partidos y en la Champions marca 5 goles decisivos para alcanzar su cuarta y última final. Ante el Milan la Vecchia Signora alargó su mala suerte en la finales y tras un aburrido empate (0-0), los rossoneros se llevaron la orejona en la tanda de penaltis.

Después de un discreto año 2004, Del Piero jugó su segunda Eurocopa en Portugal pero la Azzurra quedaría eliminada en la primera fase.

 

Descenso a la serie B

La llegada de Fabio Capello al conjunto bianconero puso en tela de juicio la titularidad Del Piero, que pese a no ser un indiscutible tuvo actuaciones decisivas para ganar otros 2 Scudettos consecutivos con la Vecchia Signora. Sin embargo poco después se destapó el escándalo del Calciopoli, donde se demostró la influencia de la Juve en la designación de los árbitros. La Juventus se vería despojada de sus dos últimos Scudettos y fue sancionado con el descenso a la Serie B.

 

Campeón del Mundo

Mientras se resolvía toda la polémica Del Piero fue convocado por Lippi para jugar el Mundial 2006, en su último gran torneo con Italia. A pesar de ser suplente fue uno de los protagonistas en la semifinal ante Alemania, al marcar 2-0 que sentenció el pase a la final. En Berlín, Francia e Italia empataron a uno tras 120 minutos de partido pero la azzurra acabó imponiéndose en la tanda de penaltis para ganar su cuarta Copa del Mundo.

Del Piero regresó a Turín como flamante Campeón del Mundo y pese al descenso administrativo decidió quedarse en la Juventus. El capitán bianconero lideró el ascenso de la Vecchia Signora y con 20 goles se proclamó máximo goleador de la categoría.

Con el regreso a la élite de la Juve, Del Piero se convirtió en una Leyenda y con menos físico y más experiencia recuperó el olfato goleador. En la temporada 2007-2008 sumó 21 goles y se proclamó capo cannioniere de la Serie A, clasificando a la Juventus a la Champions como tercer clasificado.

El siguiente curso Del Pìero regresó con fuerza a la Liga de Campeones. Marcó un golazo de tiro libre ante el Zenit, otro para derrotar al Real Madrid en Turín y, una semana más tarde fue el protagonista del triunfo juventino en el Santiago Bernabéu. El crack de la Vecchia Signora se convirtió en el primer jugador italiano en hacer un doblete en el coliseo blanco, que le rindió una ovación inolvidable.

 

Despedida y Retiro

La Juventus acabó siendo eliminada en octavos ante el Chelsea pero Del Piero continuó jugando y marcando goles hasta los 38 años. En la última jornada de la temporada 2011-2012 Del Piero se despidió de su afición marcando un gol ante la Atalanta, siendo sustituido en la segunda parte y levantando su sexto Scudetto.

La Leyenda juventina ponía el broche a su trayectoria con la Vecchia Signora, donde jugó 705 partidos y anotó 294 goles, siendo el jugador con mayores registros en la historia del club bianconero.

Pinturicchio terminó su carrera en Australia tras jugar dos temporadas en Sydney y cerraría su brillante trayectoria participando en 10 partidos con el Delhi Dynamos de la India. Después de 16 títulos, jugar 868 partidos y marcar 347 goles llenos de magia, Del Piero colgaba las botas en 2014 quedando en la memoria de todos como uno de los mayores talentos del fútbol italiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *