Shevchenko: De Chernóbil a Balón de Oro

Dicen que los jugadores que tuvieron una infancia difícil están hechos de otra pasta pero, en el caso se podría decir que está hecho de otra materia. Con apenas 9 años tuvo que huir de su pueblo y tras adaptarse a una nueva vida acabó convirtiéndose en el mayor ídolo de su país.

Hoy os contamos la increíble historia del niño que huyó de Chernóbil y que acabó convirtiéndose en el Mejor Jugador del Mundo. Hablamos de la leyenda de Andriy Shevchenko.

 

Shevchenko: El niño radiactivo que se convirtió en Balón de Oro (VÍDEO)

 

De Chernóbil a la Champions League

Andriy Shevchenko nació el 29 de septiembre de 1976 en la antigua Unión Soviética y se crió en un pequeño pueblo de Ucrania llamado Dvirkivshchyna. Criado en el campo y entre granjeros su interés por el fútbol nació cuando el médico del pueblo le regaló un balón de fútbol.

Desde ese momento no paró de jugar con sus amigos hasta que el 26 de abril de 1986 le cambió la vida para siempre. Aquella madrugada se produjo un accidente en la central nuclear de Chernóbil, situada a solo 50 kilómetros de distancia.

La peligrosa radiación que tantas muertes y deformaciones provocaron en las familias soviéticas amenazó a la familia Shevchenko, que tuvo que abandonar su hogar en busca de refugio. Andriy y su familia comenzaron una nueva vida en la costa ucraniana, donde aquel niño de 10 años ya comenzaba a destacar como futbolista.

El pequeño Andriy no sufrió daños por la radiación del accidente pero cualquiera diría, que recibió súper poderes que le convirtieron un jugador imparable. Su superioridad con el resto de niños era tan evidente que en su regreso a Kiev, no tardó en ser descubierto por un ojeador del Dynamo de Kiev.

«Sheva» rompió todos los récords en las categorías inferiores del club y a los 18 años debutó con el primer equipo. Pese a tener un prometedor futuro el delantero no asumió su nuevo rol de jugador profesional y tras tener varios problemas de disciplina se cruzó en su camino Valeri Lobanosky. El mítico entrenador ucraniano se convirtió para Shevchenko como un segundo padre y supo encauzarle hacía el camino correcto.

Con su retorno en 1997, Shevchenko explotó como goleador, marcó  19 goles en la liga ucraniana y formó una dupla perfecta con Sergei Rebrov.

Su dominio local traspasó fronteras y pronto comenzó a llamar la atención por sus actuaciones en la Champions League. En aquella temporada europea marcó 5 goles y dejaría un partido para el recuerdo ante el Barcelona. El Dinamo de Kiev ganó 0-4 en el Camp Nou y eliminaba al Barça con 3 goles de Shevchenko.

El curso siguiente el atacante se convirtió en máximo goleador de la liga con 18 goles y en máximo goleador de la Champions. Con sus 10 goles fue capaz de eliminar a equipos como Arsenal o Real Madrid, al que dejó en la cuneta tras anotar los 3 goles de su equipo en la eliminatoria. En semifinales el Dinamo de Kiev estuvo a punto de sorprender al Bayern Múnich pero los bávaros acabaron llegando a la famosa final que remontó el Manchester United.

 

Capocannoniere del Milan

Su gran puesta en escena europea le valió el interés del Milan, que lo incorporó en el verano de 1999 por un traspaso de 26 millones de euros. Shevchenko abandonaba el club de su vida tras ganar 5 ligas consecutivas y un total de 11 trofeos locales.

El delantero demostró su olfato goleador nada más llegar a Italia y en su primera campaña se convirtió en máximo goleador del Serie A con 24 tantos. Shevchenko marcó 64 goles en sus primeras 3 campañas en el Calcio pero los resultados del equipo fueron decepcionantes. El ucraniano tuvo que esperar a la llegada de Ancelotti para que el Milan volviese a resurgir de su letargo y, tras 3 temporadas de espera, se alzó con sus primeros trofeos.

2003 sería un año inolvidable para Sheva, que ganó la Copa de Italia y marcó el penalti decisivo en la final de la Champions ante la Juventus que le dio la sexta Copa de Europa a los milanistas.

Aquella victoria se la dedicó al fallecido Lobanosky, al que fue a visitar a su tumba para dedicarle la deseada orejona que nunca pudo conseguir en su carrera como jugador y entrenador. Después de aquel triunfo, Shevchenko se confirmó como la estrella de un equipo que daba miedo en Italia y en Europa.

En 2004 el Milan gana el Scudetto y el delantero se convierte, otra vez, en el capocannoniere al anotar 24 tantos. En la Champions todos le dan como favorito tras ganar 4-1 al Deportivo en San Siro pero, inexplicablemente, los coruñeses remontaron en el partido de vuelta.

 

Balón de Oro (2004)

SHEVCHENKO BALON DE OROInternacional con la selección ucraniana desde 1996, no consigue clasificarse para la Eurocopa de Portugal pero, sorprendentemente logró ganar el Balón de Oro de 2004 tras imponerse en las votaciones a Deco y Ronaldinho. Después de Oleg Blokhin e Igor Belanóv, Shevchenko se convertía en el tercer jugador de Ucrania en obtener el premio.

La temporada 2004-2005 comienza con el título de Supercopa de Italia ante la Lazio con un hat-trick de Shevchenko pero finaliza con una de las mayores decepciones de su carrera.

El Milan consiguió llegar a la final de la Champions pero, tras ir venciendo claramente al descanso, acabó perdiendo una renta de 3 goles ante el Liverpool. Los reds empataron el partido y, tras una desafortunada prórroga, Shevchenko falló el penalti decisivo que dio el título a los ingleses.

La campaña 2005-2006 también acabó sin títulos para Shevchenko, que marcó 19 goles en la liga italiana y se proclamó máximo anotador de la Champions con 9 goles.

El Milan perdió en semifinales frente al futuro campeón en una eliminatoria que tuvo polémica. Un gol anulado a Shevchenko frente al Barcelona en partido de vuelta pudo haber igualado la eliminatoria pero los italianos se quedaron sin final.

Tras la decepción y seducido por el millonario proyecto de Roman Abramovich en el Chelsea, Shevchenko se marchó traspasado por una cantidad de 45 millones de euros. Después de 7 temporadas y marcar más de 171 goles, el ucraniano se marchaba como una leyenda del club, siendo el segundo máximo goleador histórico y tras conseguir 5 títulos como rossonero.

Mundial (2006)

El verano de 2006, Shevchenko disputó su su primer gran torneo internacional con Ucrania. El delantero de 30 años debutó en el Mundial de Alemania con una contundente derrota por 4-0 ante España pero consiguió marcar dos goles ante Suiza y Arabia Suadí para clasificar a los ucranianos a la siguiente fase. Ucrania logró clasificarse para cuartos tras empatar a cero y sobreponerse a Suiza en los penaltis pero acabó cayendo con dignidad en cuartos ante la futura campeona del mundo Italia.

El Peor Fichaje del Chelsea (2006)

Shevchenko llegó a Londres como fichaje estrella pero su adaptación a Inglaterra y al sistema de Mourinho no se produjo como esperaba. En sus dos primeras temporadas, Sheva apenas marcó 22 goles en 76 partidos y en 2008 acabó regresando a San Siro en calidad de cedido. Su nueva etapa en el Milan no hizo renacer al delantero de 32 años, que jugó 26 partidos y solo pudo marcar 2 goles en su retorno.

El regreso del hijo pródigo

Después de hacer la pretemporada con el Chelsea y jugar un solo partido club y jugador entendieron que era mejor que separasen sus caminos y, ya con 33 años, Sheva regresó a Kiev para retirarse con el Dinamo. En su vuelta a casa Shevchenko recuperó parte de la chispa perdida y jugó durante 3 temporadas más en las que marcó 30 goles en 83 partidos. En total, pasó 8 años en el club de su vida donde jugó 267 partidos y anotó 136 goles.

La Eurocopa en Ucrania; el broche final

La leyenda del fútbol ucraniano tenía 36 años pero quiso poner el broche de oro a su carrera futbolística siendo el capitán de la selección de Ucrania en la Eurocopa 2012 que se jugaba en su país. El país ex-soviético jugaba su primer torneo continental y en su debut ante Suecia consiguió una histórica victoria con dos goles de cabeza de Shevchenko.

Finalmente Ucrania perdió sus dos partidos restantes ante Francia e Inglaterra y Sheva se despedía del fútbol en la gran cita europea del año.

En total, Andriy Shevchenko jugó como profesional durante 18 temporadas en las que disputó 721 partidos y marcó 354 goles con sus clubes. Representó a su país en 126 ocasiones y se convirtió en el máximo goleador histórico de la selección de Ucrania con 59 goles.

 

Seleccionador de Ucrania

Tras retirarse del fútbol, Shevchenko dirigió su carrera hacia la política, incluso llegó a presentarse como número dos en la lista del partido «Arriba Ucrania» en las elecciones de 2008. Apenas obtuvo votos y acabó reorientando su carrera como entrenador. En 2016 fue nombrado seleccionador de Ucrania, puesto que aún ostenta y con el que ya ha conseguido el logro de clasificar a su país para la Eurocopa de 2021.

Sin duda Andriy Shevchenko se ha convertido en el mejor embajador de su país, reponiéndose de una tragedia hasta convertirse una de las mayores Leyendas del fútbol europeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad

    Necessary

    Advertising

    Analytics

    Other