La Leyenda de Maradona | El D10S del Fútbol

Biografía de Diego Armando Maradona

Diego Armando Maradona nació en Lanús, Buenos Aires, el 30 de octubre de 1960. El  «10» argentino se convirtió en uno de los mejores jugadores de la historia y fue comparado constantemente con el brasileño Pelé. Su carrera estuvo marcada por sus increíbles jugadas pero también por sus salidas de tono y sus reiterados problemas con las drogas. 

Jugó en Argentinos Juniors (1976-1981), Boca Juniors (1981-1982), FC Barcelona (1982-1984), Nápoles (1984-1991), Sevilla (1992-1993), Newell’s Old Boys (1993) para retirarse de nuevo en Boca Juniors (1995-1997). Pero su mejor rendimiento fue con la selección Argentina, con la que participó en 4 Copas del Mundo. Su gran actuación en el Mundial de México 1986, hizo que la albiceleste saliese campeón. En el Mundial de Italia 90 logró otro subcampeonato al perder la final ante Alemania. Su periplo como internacional finalizó en el Mundial de Estados Unidos 1994 después de dar positivo en el control antidoping.

Se ha dicho mucho sobre como jugaba Maradona; sus gambetas, su velocidad conduciendo el balón, su potencia, su precisión en el golpeo o su capacidad de liderazgo, pero lo mejor es que lo veas por ti mismo en este vídeo.

 

El pelusa de Villa Fiorito y Los Cebollitas

Diego fue el quinto de ocho hermanos nacidos del matrimonio entre Don Diego Maradona y Doña Tota. La familia Maradona vivía en el humilde barrio de Villa Fiorito, al sur de Buenos Aires, en una casa construida por el propio Don Diego. En aquel lugar Diego comenzó a dar patadas al balón y a jugar con sus amigos hasta que cumplió 9 años. A esa edad entró a jugar en equipo de «Los Cebollitas», un filial de Argentinos Juniors para menores de 14 años dirigido por Francisco Cornejo . El pequeño Maradona lideró un equipo de pequeños y talentosos niños que estuvo hasta 136 partidos sin perder.

Aquellos niños ganaron fama y aparecían en televisión, aunque cuando más disfrutaban era cuando les llevaban de recogepelotas a los partidos del primer equipo. Diego se dio a conocer en los descansos de Argentinos Juniors, donde entretenía al público haciendo malabares y mostrando su habilidad con el balón.

Argentinos Juniors (1976-1981)

Maradona ya tenía encandilados a los aficionados del Bicho, que le verían debutar en Primera el 20 de octubre de 1976 con solo 15 años de edad. El «Pibe de Oro» tuvo sus primeros minutos ante Talleres de Córdoba y en su primera aparición, le hizo un caño a un rival. Maradona se llevaba la primera ovación, de un club que acabó rendido a sus pies. En su segundo partido en Mar de Plata, marcó su primer gol ante San Lorenzo.

Su impacto en el fútbol argentino fue tan grande, que solo 3 meses después fue convocado por la selección Argentina. El 27 de febrero de 1977 debutó en un amistoso ante Hungría en La Bombonera. Diego se había convertido en una estrella y confió el destino de su carrera en la figura de Jorge Czysterpiller. Su amigo de la infancia negoció el primer gran contrato de Maradona, que se iría a vivir con toda su familia al barrio de la Paternal, a escasos metros del estadio de Argentinos Juniors.

Fuera del Mundial 78 pero Campeón del Mundo Juvenil

En su primera temporada completa, Maradona firmó 19 goles y 16 asistencias en 49 partidos y fue preseleccionado por César Luis Menotti para el Mundial de Argentina 1978. Parecía que Diego iba a jugar su primer Mundial con 17 años pero recibió la gran decepción de su vida al ser uno de los descartes. ¿Y ahora que les digo a mis papas? Se preguntaba Diego entre lágrimas. Menotti prefirió reservarlo para el Mundial juvenil que se diputaría un año de después en Japón. El «flaco» pensó que aún no estaba preparado aunque siempre existió la sospecha que detrás de aquella decisión estaba el régimen militar de Videla. Existe la teoría  de que Norberto Alonso entró por Diego por las presiones del contraalmirante Carlos Alberto Lacoste.

Maradona no pudo ser campeón del mundo en 1978 pero logró redimirse liderando a los sub-20 en el Campeonato del Mundo juvenil de 1979 que se disputó en Japón. En la preparación anotó su primer gol con los mayores ante Escocia y en Asia terminó de consagrarse. Argentina debutó ganando 5-0 a Indonesia con dos goles del pelusa, que acabaría marcando 6 goles y siendo elegido Balón de Oro del Mundial. El «10» anotó de libre directo el último gol de la victoria por 3-1 en la final ante la Unión Soviética. Argentina ganaba el Mundial juvenil y tenía un nuevo ídolo.

maradona-gatti 1980Vetado por el régimen a firmar por un equipo extranjero, Maradona siguió jugando en Argentinos Juniors. Los que le vieron vestido con la camiseta del «Bicho» dicen que allí se vio la mejor versión del pelusa. El joven había comenzado una relación con su vecina de toda la vida, Claudia Villafañe y fue más feliz que nunca. Siguió deleitando a la afición de la Paternal y fue aumentando sus cifras goleadoras. Fue máximo goleador de 3 torneos Metropolitanos y 2 Nacionales, siendo el único jugador en conseguirlo en cinco ocasiones.

Entre 1979 y 1980 prácticamente consiguió anotar un gol por partido, regalando también más de 30 asistencias. Argentinos consiguió el primer subcampeonato de su historia en el Metropolitano de 1980. Su tarde más gloriosa con Argentinos Juniors, la vivió en la victoria de su equipo por 3-5 ante Boca Juniors. Antes del partido, Hugo Gatti había menospreciado a Diego diciendo «Es un gordito que solo sabe marcar de falta». Maradona respondió en el campo marcando cuatro goles; dos de falta, uno en jugada y otro de penalti. En total, Maradona marcó 116 goles en 166 partidos en sus cinco años en la Paternal.

 

Boca Juniors y el Mundial de España 1982

Su exhibición ante los xeneizes un año antes provocó una pelea entre Boca Juniors y River Plate por el fichaje del «Pibe de Oro». Aunque cobrando menos, Maradona eligió jugar en la Bombonera. Tras una rocambolesca negociación, Boca pudo fichar al pelusa a pesar de sus graves problemas económicos. En su primer y único año, Maradona marcó 28 goles en 40 partidos y se proclamó Campeón Metropolitano. No le fue también en el Campeonato Nacional, donde cayó en cuartos de final ante Vélez. Sus enfrentamientos con el entrenador Silvio Marzolini y la presión de la hinchada, provocó que Maradona solo aguantase un año como xeneize.

Maradona jugó su último partido con Boca en febrero de 1982 para poderse concentrar con la selección argentina. El diez jugó su primer Mundial en España, aunque las cosas no le saldrían como se esperaba. Argentina perdió 1-0 ante Bélgica en el partido inaugural pero se clasificaría para la segunda fase tras vencer a Hungría y El Salvador. Diego marcaría sus dos únicos goles del torneo ante los magiares. La derrotas ante Italia (2-1) y Brasil (3-1) dejaron a la albiceleste fuera de semifinales. Maradona, fruto de la impotencia, acabó la cita marchándose expulsado en el último partido después de violenta entrada sobre Batista.

 

FC Barcelona (1982-1984)

Maradona FC Barcelona 1982 Tras el campeonato del Mundo, Diego se quedaría en España después de oficializarse su fichaje por el FC Barcelona. El Barça pagó 1.200 millones de pesetas por el pase del argentino, que se convirtió en el fichaje más caro de la época. Maradona debutó en partido oficial con un gol ante el Valencia, aunque después de 13 partidos causó baja. Se le detectó una hepatitis que le dejó tres meses sin jugar. Se perdió 14 jornadas de Liga y las eliminatorias de Recopa, en las que el Barcelona quedó eliminado. Sus diferencias con el entrenador y los malos resultados del equipo, desencadenaron en el despido de Udo Lattek y la contratación de César Luis Menotti.

La prolongada ausencia de Maradona hizo que el Barça acabase cuarto a seis puntos del líder. Sin embargo, los culés acabarían ganando dos títulos ante el eterno rival. El Barça se impuso 2-1 en la final de Copa del Rey disputada en Zaragoza y poco después en la final de la Copa de la Liga. En esta última, Maradona anotó 2 goles, uno de ellos inolvidable con ovación incluida del Santiago Bernabéu.

La temporada 83-84 comenzó mal para Maradona, que cayó lesionado en la cuarta jornada de liga ante el Athletic. El jugador fue retirado en camilla con el tobillo roto tras una dura entrada de Andoni Goikoetxea. Parecía una lesión más grave pero Diego consiguió reaparecer solo 3 meses y medio después. Solo pudo jugar 16 partidos de Liga donde marcó 11 goles para conseguir un tercer puesto en la clasificación.

Maradona no pudo ganar el título de Liga pero si alcanzó su segunda final de Copa del Rey consecutiva. En frente estaba el Athletic Club de Goikoetxea que volvía reencontrarse con Maradona en un partido muy tenso y que acabó con un triste final. El Athletic ganó 1-0 y al termino del encuentro se produjo una lamentable batalla campal. Maradona agredió al jugador del Athletic Miguel Ángel Sola y los jugadores de uno y otro equipo se liaron a golpes ante los ojos de los reyes y toda España.

Después del escándalo varios jugadores fueron sancionados y a Maradona se le castigó con tres meses de suspensión. El veredicto supuso el final de Maradona en España y motivaron al presidente José Luis Núñez a aceptar la oferta del Nápoles italiano. Diego se sentía desprotegido por el club, la dureza del fútbol español y los árbitros. El Barcelona tampoco estaba satisfecho con la vida del argentino fuera del campo. De hecho, las constantes salidas nocturnas del pelusa en la Ciudad Condal dieron inicio a sus primeros coqueteos con las drogas. En total, Maradona jugó 58 partidos y marcó 38 goles de azulgrana.

Inicios en Nápoles (1984-1986)

Maradona llegó a Nápoles a cambio de 1.185 millones de pesetas. El acuerdo se hizo oficial en el yate del presidente del Napoli, Corrado Ferlaino. Diego fue presentado en honor de multitudes el 5 de julio de 1984 ante un estadio de San Paolo a reventar. Maradona llegaba a un equipo que acababa de evitar el descenso en la última jornada pero no dudo en prometer que ganaría el Scudetto.

Su fichaje fue algo más que futbolístico, ya que el Nápoles representaba la pobreza del sur frente a los poderosos equipos del norte. Maradona, prefirió liderar un club humilde que unirse a algún club histórico y ganador. Su implicación con la ciudad fue tal, que llegó a organizar un partido benéfico en un campo lleno de barro y sin el consentimiento del club.

Su primer año en Nápoles fue discreto. Después de una mala primera vuelta, el equipo se fue adaptando el genio y el genio al Calcio. El Napoli quedó octavo y Maradona acabó la temporada marcando 14 goles. Ferlaino decidió dar un impulso al proyecto y acompañar a un Maradona cada vez más implicado con el club. En la temporada 1985/86 llegó el delantero Giordano y el Napoli acabó tercero logrando un puesto en la Copa de la UEFA.

Por otro lado, Maradona comenzó a conocer las particularidades de vivir en Nápoles. Era tan adorado que no podía ni cenar fuera de casa, aunque esto no le impedía derrochar el dinero con todo tipo de lujos. La prensa comenzó a relacionarle con la Camorra italiana y sustituyó a su representante y amigo Czyterpiller por Guillermo Cóppola.

 

La mano de DIOS y el gol del siglo en México 1986

Después del Mundial 82, Maradona permaneció tres años sin jugar con Argentina. Carlos Salvador Bilardo había sustituido a Menotti y quiso armar un equipo sólido con jugadores que solo participasen en la liga local. En 1985, el pelusa regresó como capitán y dispuesto a ayudar a la albiceleste en su clasificación para el Mundial de México 1986. Argentina se clasificó en la última jornada, con un gol agónico de Careca ante Perú. Las críticas a Bilardo y Maradona eran severas pero se tornarían en el campeonato del mundo.

Ya en México, Maradona lideró a la selección albiceleste con una exhibición irrepetible. En la primera fase, dio 3 asistencias en el debut ante Corea del Sur, marcó el gol del empate ante Italia y ante Bulgaria regala otra asistencia. Argentina se clasificaba como primera y se enfrentaría a Uruguay en octavos de final. Se le anuló un gol legal y, aunque no marcó, fue el mejor jugador de Argentina. En cuartos de final Argentina e Inglaterra jugarían algo más que un partido. La guerra de las Malvinas, iniciada cuatro años antes, tiñó de guerra un partido que sería histórico.

la mano de Dios MaradonaArgentina vistió aquella calurosa tarde la mítica camiseta alternativa azul brillante. Maradona estaba extra-motivado y resolvió el partido con dos genialidades. En el minuto 51 aprovechó un mal despeje para adelantarse a Shilton y marcar con la mano. Pero solo cuatro minutos después de «La Mano de Dios», Maradona volvió a hacer historia con un gol inigualable. El pelusa se recorrió medio campo sorteando rivales hasta tumbar al portero inglés y marcar «El Gol del Siglo». Argentina ganó 2-1 y el Diego, el pelusa, pasaba a convertirse en un DIOS para los argentinos.

En semifinales, Maradona hizo otro doblete ante Bélgica (2-0) llevando a la albiceleste a la final. Ante la RFA, Diego no marcó, pero dio la asistencia definitiva que significó el 3-2 y el título Mundial para Argentina. Maradona cumplía su sueño de pequeño y levantaba la Copa del Mundo llevando su carrera a otro nivel. Para muchos había superado a la Leyenda Pelé y se había convertido en el mejor jugador de todos los tiempos.

 

Campeón con el Napoli

Después del Mundial, Maradona estaba en plenitud y cumplió su promesa de ganar el primer scudetto para el Napoli. El argentino anotó 10 goles en Liga y 7 en Copa para conseguir un histórico doblete que le volvía a confirmar como el mejor jugador del mundo. El presidente del AC Milan, Silvio Berlusconi, quiso fichar al jugador argentino pero el «10» acabó renovando por el Nápoles y alargando su contrato hasta 1993.

En la temporada 86-87 el club incorporó al brasileño Careca, conformando la llamada fórmula MáGiCa, con Maradona, Giordano y Careca. El Napoli completó una espectacular primera vuelta pero se desinfló en la segunda vuelta y perdió el título ante el Milan de Sacchi. Pese a todo, Maradona acabó el curso con 15 goles siendo el capocannoniere del Calcio aquella temporada.

La temporada 1988/89 también fue muy exitosa para el Nápoles. Consiguieron el segundo puesto en la liga, solo por detrás del Inter. Sin embargo, el logro más importante llegaría al ganar el primer título internacional en la historia del club napolitano. El Napoli ganó la Copa de la UEFA después de eliminar a Juventus, Bayern Múnich e imponerse al Sttutgart en la final.

Ese verano disputaría su tercera Copa América en Brasil, en un torneo que no ganaría en toda su carrera. Las derrotas ante brasileños y uruguayos en la fase final dejaban a la albiceleste sin el título.

En el curso 89-90, el Napoli lograría su segundo scudetto después de vencer al Lazio en la última jornada. Ese año Maradona alcanzó su mayor cifra de goles en la Liga, siendo el tercer máximo anotador del campeonato con 16 goles. La campaña siguiente, el club redondeó un gran año al ganar la Supercopa de Italia tras vencer por 5-1 a la Juventus de Michel Platini, con que siempre tuvo una gran rivalidad dentro del campo.

 

 

Subcampeón en el Mundial de Italia 1990

El campeonato del Mundo de 1990 se jugaba en Italia y Argentina defendía su título Mundial. La albiceleste y el pelusa comenzaron perdiendo ante Camerún y se clasificaron como terceros de grupo después de empatar con Rumanía. En octavos, los argentinos eliminaron a Brasil tras ganar 1-0 en el recordado partido del bidón adulterado a Branco.

mundial-italia-90Tras eliminar a Yugoslavia en la tanda de penaltis, Argentina se jugaba la final con el equipo anfitrión en el estadio de San Paolo. Maradona pidió el apoyo a la afición napolitana pero cuando sonó el himno argentino, fue silbado por la mayoría del estadio. El capitán de la albiceleste insultó a los italianos aunque se salió ganador del partido tras otra dramática tanda de penaltis.

Argentina se encontró otra vez con Alemania en la final. Esta vez, la victoria caería del lado germano con un polémico penalti señalado por Codesal. Maradona criticó duramente el arbitraje y, después de un discreto Mundial, decidió retirarse de la selección argentina como subcampeón del mundo.

 

Positivo por Cocaína

Tras el polémico episodio del Mundial de Italia, Maradona y el Nápoles no comenzaron bien la temporada 90-91. Los napolitanos cayeron en octavos de final de la Copa de Europa ante el Spartak de Moscú y en la liga deambulaban por la mitad de tabla. Las empeoraron cuando el 17 de marzo de 1991, Maradona dio positivo por cocaína en el control antidopaje.  La justicia italiana lo condenó a 15 meses de suspensión. Diego decidió volver a Argentina pero a su llegada a Buenos Aires fue detenido por posesión de drogas. Un día después quedó libre tras el pago de la fianza, aunque condenado a someterse a un tratamiento de rehabilitación.

 

Sevilla FC (1992-1993)

El 1 de julio de 1992 vencía la suspensión de 15 meses impuesta por la FIFA a Maradona. El «10» seguía perteneciendo al Napoli aunque el argentino quería irse de Italia para jugar en un club con menos exigencias deportivas. Maradona recibió la llamada de su amigo Carlos Bilardo, que quería su incorporación para el Sevilla. Después de la negativa del Nápoles y de unas duras negociaciones, en las que tuvo que mediar la FIFA, Diego regresaba a la liga española.

Debutó el 28 de septiembre en un amistoso frente al Bayern Múnich aunque no lo hizo en la Liga hasta la quinta jornada. El pelusa tuvo un inicio esperanzador, cuajando grandes partidos y dejando detalles de su talento. Pero en la segunda vuelta comenzó a ausentarse de algunos entrenamiento y a enfrentarse a la directiva tras una nueva llamada de la selección argentina. La AFA le convocó para jugar la Copa Artemio Franchi contra Dinamarca y Maradona colaboró para ganar su segundo título con la albiceleste.

A su vuelta a Sevilla comenzó a resentirse de una antigua lesión de rodilla, lo que le costó un enfrentamiento con su entrenador. En el partido ante el Burgos, Maradona pidió el cambio al descanso pero Bilardo le pidió que se infiltrase para seguir jugando. Sin embargo, el técnico decidió cambiarle a los 53 minutos provocando los insultos del jugador, que se marchó directamente al vestuario. Ese sería su último partido con el Sevilla, con el que jugó 26 partidos, anotó 5 goles y dio 9 asistencias.

 

Mundial de Estados Unidos 1994

Después de irse del Sevilla, Maradona estaba sin equipo aunque negociando su regreso al fútbol argentino. El 5 de septiembre de 1993 Diego fue a ver el partido de clasificación para el Mundial que enfrentaba a Argentina y Colombia en el Monumental. Los cafeteros ganaron con un histórico 0-5 que obligaba a la selección la albiceleste a jugarse el pase en una repesca o repechaje frente Australia. La debacle de la selección provocó que el estadio y la prensa pidiesen el regreso de Maradona.

El presidente de la AFA, Julio Grondona y el entrenador Alfio Basile acabaron convenciendo a Diego, que tuvo que prepararse a conciencia para su regreso. El astro argentino se reclutó en una granja y se sometió a una estricta dieta mientras entrenaba en sesiones de mañana y tarde. Maradona perdió 15 kilos y llegó a tiempo para ser el capitán en el partido de ida disputado en Sídney. El pelusa dejó buenos detalles en su regreso y dio una asistencia en un partido que acabó con empate a uno. En Buenos Aires, Argentina ganó 1-0 con gol de Batistuta y se clasificaba para el Mundial de 1994.

Maradona volvía a ilusionar a Argentina y firmó por Newell´s Old Boys. Sin embargo su paso por la Lepra no fue extenso. Solo jugó 5 partidos oficiales y no marcó ningún gol. El pelusa volvía a estar sin equipo aunque se entrenó por su cuenta para llegar en forma al Mundial de Estados Unidos. Argentina tenía un gran equipo y era una de las favoritas a ganar el torneo. En su debut la albiceleste ganó 4-0 a Grecia con un gran gol de Maradona.

Maradona dopaje Mundial Estados Unidos 1994El capitán de argentina daría otra asistencia en el triunfo ante Nigeria por 2-1 en el que sería su último partido mundialista. Al final del partido se le sometió a un control antidoping en el que se le detectaron cinco sustancias prohibidas: efedrina, norefedrina, seudoefedrina, norseudoefedrina y metaefedrina. La FIFA le suspendió por 15 meses y tuvo que abandonar la concentración argentina. Diego se declaró inocente en unas declaraciones en la que atacó a la FIFA y dijo: «Me cortaron las piernas».

 

Retirada en Boca Juniors

Durante su suspensión, Maradona inició su camino como técnico. No le fue bien ni como asistente en Deportivo Manduyú, ni como técnico principal de Racing. Los meses de sus sanción pasaban y su ilusión era jugar y entrenar a Boca. Pero un viejo enemigo suyo en Boca, Silvio Marzolini, dirigía a los xeneizes que no querían remplazarlo. Finalmente Maradona desistió de ser entrenador y se centró en recuperar la forma para volver a jugar en la Bombonera 14 años después. Su regreso oficial se produjo el 7 de octubre de 1995 ante Colón de Santa Fé.

El Boca se vio al Maradona más decadente, capaz de errar 5 penales consecutivos y que se retiraría de los terrenos de juego por 11 meses antes de volver. Su leyenda se acabaría el 25 de octubre de 1997 en un Superclásico ante River. El pelusa fue sustituido en el descanso por un joven Juan Román Riquelme y terminó anunciando su retirada el día que cumplía 37 años de edad. En su segunda etapa en Boca jugó 31 partidos y marcó 7 goles.

Tras su retiro, Maradona esperó más de cuatro años para realizar su partido despedida. Fue el 10 de noviembre de 2001 en La Bombonera, en un partido entre la selección argentina y un combinado de estrellas.  Después del partido, un emocionado Maradona daría un histórico discurso que acabaría con la frase: «Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha».

La Leyenda de Maradona | El D10S del Fútbol
5 (100%) 3 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *