El Ajax de Van Gaal en los noventa (1991-1997)

El Ajax de Amsterdam de los noventa (1991-1997) es posiblemente el pionero del fútbol moderno. Los holandeses recogieron el testigo del Milan de Arrigo Sacchi y dominaron Europa a través de un fútbol muy técnico, físico y por encima de todo táctico.

Un inicio complicado

Todo comenzó con la llegada de Louis Van Gaal al banquillo ajaccied en 1991. El técnico tulipán no había sido un futbolista de éxito pero tras finalizar su carrera en 1987 se centró en ser el mejor técnico del mundo. Aunque no pudo triunfar en el club de su vida, Van Gaal consiguió tener una segunda oportunidad en el Ajax. Louis se hizo cargo de la coordinación de la cantera del club. Su arrolladora personalidad le hizo destacar y en la 91-92 se convirtió en el relevo de Leo Beenhakker (fichado por el Real Madrid).

Van Gaal con sus jugadores en un entrenamiento del AjaxEl primer año del Ajax bajo su mano no fue fácil. Los resultados no eran los esperados y el fútbol no era brillante. El PSV Eindhoven de Guus Hiddink y Romario arrollaba en la Eredivisie y la grada del antiguo estadio De Meer coreaban con nostalgia el nombre de Cruyff.  Parecía que el recorrido de Van Gaal en el banquillo ajaccied iba a ser corto pero los holandeses comenzaron a avanzar rondas en la Copa de la UEFA. En la final (a doble partido) el Ajax se impuso al Torino (2-2 y 0-0) consiguiendo un título europeo tras 5 años de sequía.

Aquel trofeo fue el inicio de un ciclo glorioso que fue moldeándose durante años. En la 92-93 el Ajax solo pudo conquistar la Supercopa y la Copa holandesa pero fue perfeccionando un estilo de juego. Van Gaal instauró el 3-4-3 como sistema principal creando un método de juego en el que el equipo si situaba por encima de los futbolistas (era el llamado Team-Building).

La siguiente temporada (93-94) el Ajax perdió a dos de sus jugadores más importantes, Wim Jonk y, sobre todo a Dennis Bergkamp (traspaso al Inter de Milan por 1.500 millones de pesetas). A cambio Van Gaal comenzó a dar protagonismo a jóvenes canteranos como Van der Sar, Edgar Davids, Clareance Seedorf, Reiziger, Bogarde, Patrick Kluivert o los algo más mayores hermanos De Boer (Frank y Ronald). Además apostó por el fichaje de algunas promesas como Overmars, el finlandés Jari Litmanen o los nigerianos Nwankwo Kanu y Finidi George.

Comienza el reinado

El regreso a casa del veterano Frank Rijkaard (tras su exitoso paso por el Milan) terminó por confeccionar un equipo que se convirtió en una máquina. El Ajax de Van Gaal conquistó la Liga tras 4 años de sequía ganándose el derecho de volver a jugar la Liga de Campeones .

En la 94-95 Europa fue testigo del mejor del momento. Los holandeses superaron la fase de grupos con holgura, derrotando por dos veces al vigente campeón de Europa Milan de Capello. En cuartos se deshicieron sin apuros del Hajduk Split y en semifinales barrieron al Bayern Munich con un memorable 5-2.  En la final esperaba de nuevo el Milan, que puso contra las cuerdas a los holandeses hasta la entrada en el césped de un joven de 19 años. Un punterazo de Patrick Kluivert en el minuto 85 volvía a hacer Campeón de Europa al Ajax 25 años después.

Pese a la retirada de Rijkaard y la marcha de Seedorf a la Sampdoria el proyecto no corría peligro. El conjunto seguía por encima de las individualidades, que seguían siendo muchas y muy buenas. En la 95-96 el Ajax conquistó su tercera Eredivisie consecutiva, convirtiéndose en el equipo más admirado de Europa. Su juego era coral, ordenado y preciosista siendo tan temido como admirado por las aficiones rivales. Se trataba de una máquina casi perfecta que llegó a permanecer 613 días y 75 partidos oficiales sin conocer la derrota.

El Ajax llegó a su segunda final de Liga de Campeones de forma consecutiva, aunque esta vez la tanda de los penaltis dio el título a la Juventus. Tras esa derrota el equipo se deshizo con la marcha de jugadores capitales. Davids y Reiziger firmaron por el Milan, Kanu se fue al otro equipo de la ciudad (el Inter), mientras Lopera fichaba a Finidi (1.000 millones de pesetas). Van Gaal se quedó para ver como nada volvería a ser igual.

En la 96-97 el Ajax perdió el dominio de la liga holandesa y aunque alcanzó las semifinales de la Champions, acabó humillado ante la Juventus de Zidane (perdiendo 2-6 en el global). En Turín se acabó el ciclo glorioso de un Ajax irrepetible, en el que la figura de Van Gaal sobresalía por encima de todo. 7 temporadas y 11 títulos en la era Van Gaal como técnico ajaccied, que por encima de los trofeos dejó el legado de un fútbol inolvidable.

El Ajax de Van Gaal en los noventa (1991-1997)
Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *