El Revolucionario Milan de Sacchi (1989-90)

Copa de Europa 1988-1989

La edición de la Copa de Europa 88-89 supuso un cambio de rumbo en la Europa futbolística. La ausencia de los equipos ingleses había conllevado una falta de hegemonía que cubriría el Milan italiano. Los rossoneros habían atravesado por una gran crisis en los años 80 pero salieron airosos de su paso por segunda división y resurgieron con la ayuda económica de su nuevo dueño, el magnate Silvio Berlusconi.

Il Cavalieri contrató a un desconocido Arrigo Sacchi para dirigir el equipo en 1987 y firmó a los holandeses Gullit, Rijkaard y Van Basten como estrellas del proyecto. Junto a ellos destacaba la presencia de Franco Baresi, Donadoni, Ancelotti o el joven Paolo Maldini (hijo de la gran leyenda milanista de los 60).

Aquel Milan arrebató el Scudetto al Nápoles de Maradona y comenzaría una aventura europea que acabaría un dominio avasallador. Sacchi cambio el catenaccio por un fútbol de ataque y recuperó la defensa de cuatro. Achicó los espacios del terreno de juego, propuso un agresivo pressing y exageró al máximo la táctica del fuera de juego. Fue un visionario de lo que nos esperaba en el fútbol moderno.

 

⚽ Historia de la Champions | Todas las Copas de Europa 🏆

La Quinta del Buitre vs el PSV de Romário

El vigente campeón era el PSV Eindhoven, que comenzó la Copa de Europa 88-89 con la inspiración de revalidar el título. Los holandeses se habían reforzado con el joven delantero brasileño Romário y comenzaron la defensa de la orejona arrollando al Porto. Aún sin el brasileño, los tulipanes vencieron 5-0 en casa gracias a los tantos de Kieft, Ellerman, Jansen y un doblete de Ronald Koeman. Los lusos intentaron la machada en Das Antas pero su triunfo por 2-0 fue insuficiente para darle la vuelta a la eliminatoria.

En cuartos, los holandeses se reencontraron con el Real Madrid de la Quinta. Esta vez el primer envite se jugó en Eindhoven, donde los blancos dominaron la primera parte. Primero le anularon un gol legal a Hugo Sánchez y después se adelantaron con un cabezazo de Butragueño al borde del descanso. En la segunda mitad, el PSV empató por mediación de Romário y acosó a los merengues en busca de la victoria. Finalmente el partido acabó en tablas y la eliminatoria se resolvería en el Santiago Bernabéu.

Ambos equipos estuvieron muy precavidos en Madrid y no habría goles hasta el último cuarto de hora. Hugo Sánchez trasformó un penalti cometido sobre Míchel pero Romário, a 5 minutos del final, hizo el 1-1 que llevaba el partido a la prórroga. En el tiempo extra los locales fueron a por la victoria y Martín Vázquez marcaría el gol que metía a los españoles en semifinales. Allí esperaba el Milan de Sacchi.

Estrella Roja – Milan: La Niebla que salvó a Sacchi

Los italianos regresaban a la Copa de Europa tras 9 años de ausencia. Primero, se deshicieron con facilidad del Vitosha bulgaro y en octavos vivirían una eliminatoria de infarto ante el Estrella Roja. Los yugoslavos se adelantaron en San Siro con un gol de Stoijkovic pero Virdis empató en la jugada inmediatamente posterior. El partido terminó 1-1 y la vuelta se resolvería en Belgrado.

El pequeño Maracaná fue testigo de una eliminatoria histórica que no se pudo resolver en el día indicado. El Milan se quedó con nueve tras las expulsiones de Virdis y Ancelotti. La niebla comenzó a caer sobre Belgrado y Savicevic marcó el 1-o que clasificaba a los yugoslavos. La remontada parecía imposible pero la suerte se alió con los de Sacchi. La niebla no cesó y el partido tuvo que suspenderse en el minuto 65. Las normas de la UEFA indicaban que el partido debía repetirse un día después desde el inicio y sin tener el cuenta la ventaja del Estrella Roja.

El tercer partido comenzaría con dos errores graves. Primero de un defensa yugoslavo que introdujo el balón en su propia portería y, segundo, del árbitro alemán que no lo dio por válido a pesar de que el esférico había atravesado clamorosamente la línea gol.

Los rossoneros siguieron insistiendo y Van Basten adelantaría a los italianos con un remate picado de cabeza. Solo cinco minutos después, Stoijkovic hizo el empate a uno que igualaba la eliminatoria. Al borde del descanso Donadoni chocó con la cabeza de un rival y cayó inconsciente sobre el césped. El italiano se estaba quedando sin respiración pero pudo salvar la vida gracias a la intervención del fisioterapeuta del Estrella Roja, que tuvo que romperle la mandíbula para salvarle la vida.

Después de tantos incidentes la eliminatoria se resolvió en la tanda de penaltis, donde Galli fue el héroe con dos paradas. El Milan no falló y Rijkaard firmaría el pase a cuartos de los italianos. Los de Sacchi también sufrirían para superar al Werder Bremen, con el que empataron sin goles en Alemania y al que superarían en San Siro con un polémico penalti. Van Basten marcaría el único gol de la eliminatoria que metía al rossoneros en semifinales.

 

Milan de Sacchi vs Quinta del Buitre

ONCE INICIAL DEL MILAN DE SACCHI (1987-1990)El Milan se encontraría con el Real Madrid, que había superado a su verdugo del año anterior y tenía la obsesión de volver a una final que se jugaba en el estadio de su máximo rival, el Camp Nou.

Aunque los italianos comenzaron imponiendo su juego los blancos golpearon primero. Hugo Sánchez marcaba el 1-0 y el equipo de Sacchi se volcó sobre la portería contraria en la segunda mitad. El árbitro anuló incompresiblemente un gol de Gullit por fuera de juego pero Van Basten hizo justicia al empatar con un imponente cabezazo que entró tras golpear en la espalda de Buyo.

En San Siro el Milan arrolló por completo al Real Madrid, que fue incapaz de superar la táctica del fuera de juego de Sacchi. Ancelotti dio ventaja a los italianos con un potente disparo y Rijkaard hacía el 2-0 antes de la media hora. El equipo español fue incapaz de reaccionar y Gullit ponía el 3-0 antes del descanso tras rematar un gran centro de Donadoni. Van Basten y Donadoni pusieron la guinda con un 5-0 histórico.

El Steaua de Georghe Hagi

En el otro lado del cuadro el Steaua de Bucarest tuvo un camino más plácido aunque no exento de trampas. Los rumanos habían conjuntado un equipo aún mejor que el que ganó la Copa de Europa de 1986. Gica Hagi lidera el centro del campo de los rumanos, donde permanecían los atacantes Lacatus y Piturca y había surgido el incansable lateral Dan Petrescu.

El Steaua se hizo inexpugnable en casa y, tras golear a Sparta Praga y Spartak de Moscú, remontó una ventaja mínima del Goteborg en Bucarest.  Los rumanos ganaron 5-1 con 3 goles de Lacatus y se enfrentaron en semifinales al Galatasaray turco. El estadio de Steaua presenció una nueva exhibición de los locales, que pasaron por encima de los turcos con otra goleada por 4-0. Los goles de Dumitrescu, Hagi, Petrescu y Ballint encarrilaron la eliminatoria para los rumanos. Otro gol de Dumitrescu sirvió para empatar en Estambul y devolver al Steaua a otra final de la Copa de Europa.

 

La Final: AC Milan – Steaua Bucarest

La final de Barcelona fue de claro color rossonero. La goleada comenzó en las gradas, llenas de tifosi italianos ante la represión política de los seguidores rumanos. Sobre el césped los milanistas barrieron a su rival, al que marcaron 4 goles en menos de una hora.

Gullit fue duda hasta el último minuto por una lesión de rodilla pero acabó jugando de titular. Su recuperación pareció milagrosa pues anotó dos de los goles italianos. El holandés abrió el marcador a los 18 minutos tras aprovechar un rechazo dentro del área. Van Basten hizo el segundo antes de la media hora y Gullit, de volea sentenció la final antes del descanso al firmar el 3-0.

La segunda mitad comenzó con otro gol de Van Basten, que rubricaría una final épica para el Milan con su noveno gol del torneo. Los rossoneros regresaban a la élite europea por la puerta grande y levantaban su tercera Copa de Europa 20 años después.

 

La Final

24 de mayo de 1989, Barcelona, Camp Nou, 97.000 espectadores.

AC MILAN 4Galli; Tassotti, Costacurta (Galli 75’), Baresi, Maldini; Colombo, Donadoni, Rijkaard, Ancelotti; Gullit (Virdis 60’), van Basten. Entrenador: Arrigo Sacchi.

STEAUA BUCAREST 0: Lung;  Petrescu,  Iovan, Bumbescu, Ungureanu;  Stoica, Minea,  Hagi, Rotariu ( Balint 46’);  Lacatus, Piturca .Entrenador: Anghel Iordănescu.

Goles: 1-0 (18’) Gullit. 2-0 (28’) Van Basten. 3-0 (38’) Gullit. 4-0 (46’) Van Basten.

Árbitro: Karl-Heinz Tritschler (Alemania Occidental).

 

Copa de Europa 88-89

 

 

Copa de Europa 1989-1990

Para la campaña 89-90, el fútbol italiano gozaba de dos representantes. El Milan, como vigente campeón de Europa y el Inter como campeón del Scudetto. Ambos comenzaron su participación en dieciseisavos pero los de Trapattoni protagonizaron la gran decepción del torneo al caer frente al Malmö FF. Los suecos vencieron 1-0 en casa y consiguieron empatar 1-1 en San Siro para cargarse a los italianos.

El Milan inició su reconquista del título goleando al Helsinki por un global de 5-0. La única mala noticia para Sacchi era la lesión de Ruud Gullit, que se perdería casi toda la temporada. El sorteo de octavos no fue benevolente con los vigentes campeones que se volvieron a ver las caras con el Real Madrid.

 

Octavos de final

Esta vez, la ida se jugó en Italia donde Rijkaard marcó un tempranero gol a los 8 minutos. Poco después Buyo derribó a Van Basten fuera del área pero el árbitro alemán del partido señaló pena máxima. El delantero holandés puso el 2-0 antes del primer cuarto de hora y, aunque los merengues no se derrumbaron fueron incapaces de marcar en San Siro.

El Bernabéu confiaba en que fuese una noche de remontada pero pronto se vio la impotencia de un Madrid que caía una y otra vez en fuera de juego. Un gol de Butragueño en el último minuto de la primera parte dio esperanzas a los merengues aunque el Milan supo mantener la ventaja sin sobresaltos. La expulsión Sanchís por una fea patada a Van Basten y una lesión en el brazo de Paco Llorente limitó las opciones de los blancos, que volvían a caer eliminados por el equipo italiano.

La otra gran eliminatoria de octavos de final, fue la que enfrentó a Steaua Bucarest y PSV Eindhoven. Lacatus marcó el único con gol en Rumanía y adelantaría a su equipo con otro gol en Holanda. Ellerman empató el partido antes del descanso y Romário lideraría la remontada holandesa con un hat-trick que dio la victoria al PSV por 5-1.

 

Cuartos de final

Bayern y PSV protagonizaron la eliminatoria más atractiva de cuartos de final, aunque deslucida por la ausencia del lesionado Romário. El Múnich Wohlfarth puso por delante a los alemanes aunque Povlsen empató 2 minutos después. Parecía que el partido acabaría en tablas pero Grahammer anotó el 2-1 definitivo. En el Phillips Stadion  los teutones se llevaron el triunfo en el último minuto tras un libre directo de Augenthaler que desvió Gerets a su propia portería.

Tampoco lo tuvo fácil el Milan  que se enfrentó al Malinas Merchelen. Los belgas plantaron cara al campeón y forzaron la prórroga en San Siro tras 180 minutos en los que permanecieron imbatibles. Ambos equipos se quedaron con 10 en el tiempo extra aunque el partido se resolvió para los italianos con los goles de Van Basten y Marco Simone.

 

Semifinales

Benfica y Olympique de Marsella habían superado con holgura al Dnipro soviético y al CSKA Sofía encontrándose en una igualada eliminatoria de semifinales. En la ciudad francesa golpearon primeros los lusos, con un gol de Lima a los 11 minutos. 3 minutos más tarde Franck Sauzée empató para los galos, que acabarían ganando 2-1 con un gol de Papin al borde del descanso.

La vuelta en Da Luz fue dramática y se resolvió con un polémico gol de Vata a siete minutos del final. El delantero angoleño remató con el brazo pero el árbitro belga Langenhove lo dio por válido. Los franceses se quedaban a las puertas de la deseada final.

Igualmente agónica fue la clasificación de Milan ante el Bayern Munch. Los italianos ganaron por la mínima en San Siro tras un penalti transformado por van Basten. En la vuelta en Alemania, Strunz igualó la eliminatoria forzando una prórroga que favorecería a los visitantes. El suplente Borgonovo hizo el 1-1 con una preciosa vaselina y aunque Mclnally marcó el 2-1 para los germanos eran los rossoneros los que llegaban a la final.

 

La Final: Milan – Benfica

Milan y Benfica reeditaron la final de 1963 en el Prater de Viena. Sacchi recuperó a Gullit para jugar la final, aunque esta vez el holandés pasó inadvertido. La final fue aburrida y excesivamente táctica aunque los italianos dominaron el juego tratando de superar el entramado defensivo dispuesto por Eriksson. Van Basten y Gullit pusieron a prueba a Silvino pero fue Rijkaard quién marcaría el único gol del partido mediada la segunda parte. El Benfica fue incapaz de empatar el partido y perdía su quinta final de la Copa de Europa. El Milan entraba en la historia con su cuarto entorchado y sería, durante 27 años,  el último equipo en revalidar el máximo trofeo continental.

 

La Final

23 de mayo de 1990, Viena, estadio del Prater, 58000 espectadores.

AC MILAN 1Galli; Tassotti, Baresi, Costacurta, Maldini; Colombo (Galli 90’), Ancelotti (Massaro 74’), Rijkaard, Evani; Gullit, van Basten. Entrenador: Arrigo Sacchi.

SL BENFICA 0: Silvino; Martins; Ricardo Gomes, Aldair, Samuel; Pacheco (César Brito 59’), Hernâni, Valdo, Thern; Paneira (Vata 78’), Magnusson. Entrenador: Sven-Göran Eriksson.

Goles: 1-0 (68’) Rijkaard.

Árbitro: Helmut Kohl (Austria).

 

 

⚽ Historia de la Champions | Todas las Copas de Europa 🏆

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *