Mendoza destituye a Radomir Antic (1992)

En la temporada 1991-1992 se produjo uno de los finales de Liga más emocionantes y épicos que se recuerdan en el fútbol español. El Real Madrid llegaba líder a la última jornada con un punto de ventaja sobre el Barça y ambos se jugarían el título en la última jornada.

Radomir Antic Real Madrid 1991-1992Aquella temporada el Real Madrid dominó la liga desde el comienzo. Con Radomir Antic dirigiendo el equipo, los blancos llegaron a tener una ventaja de 8 puntos sobre el Barcelona en la jornada 14 (entonces la victoria se premiaba con solo 2 puntos). Pero pese a la buena marcha del equipo el técnico serbio estaba seriamente discutido por los medios, la afición y su propio presidente, Ramón Mendoza.

El inicio de año 1992 no fue bueno para el Madrid, con 2 derrotas fuera de casa ante el Atlético y el Valencia que pusieron nervioso al ex-presidente blanco. En la jornada 19 y tras ganar 2-1 al Tenerife en el Bernabéu, Ramón Mendoza destituyó por sorpresa a Antic.

Con el Barça a 3 puntos, los silbidos de un sector de la afición al juego del equipo y las presiones de una prensa insatisfecha con la propuesta del técnico serbio, terminaron de influir a Mendoza que se justificaba así ante los medios: «El Barcelona de Cruyff hace un juego de otro planeta. Al Bernabéu van 90 mil espectadores y 30 mil exigen espectáculo, algo que no tenemos en este momento. Quiero un fútbol más ofensivo y más espectacular».

Según el propio Mendoza la decisión se tomó por unos informes técnicos elaborados por Ramón Martínez y…Vicente del Bosque. A ellos se unió la opinión del manager del club, Leo Beennhaker, que sería el elegido para sustituir a Antic.

El entrenador holandés se presentó como técnico alabando el juego desplegado por Cruyff en el Barça «Hacen el fútbol más espectacular de Europa» y criticando el trabajo de su antecesor «Antic no logró ese objetivo pero mi filosofía de juego es distinta. Yo apuesto más por ese espectáculo.» 

Lo más sorprendente de todo era que Antic no se desligaba del club, sino que intercambiaba su cargo con el de Beennhaker como manager. El técnico serbio aceptó con incredulidad su nuevo rol dejando el equipo líder, con 3 puntos de ventaja sobre el Barcelona y vivo en las 3 competiciones (UEFA y Copa del Rey).

Por su parte, la plantilla merengue no entendía nada y así lo manifestaron los jugadores tras la destitución de Antic, con el que estaban contentos. La apuesta era muy arriesgada, el Madrid tenía poco que ganar y mucho que perder.

Con el paso de las jornadas Leo Beennhaker no solo no consiguió mejorar el juego del equipo, sino que empeoró los números de su predecesor. Los pinchazos en Oviedo (1-0) y en Pamplona ante Osasuna (1-1) permitieron al Barça llegar con opciones de ganar el campeonato a la última jornada.

Los madridistas tenían que conseguir la victoria ante el Tenerife de Jorge Valdano, mientras que el Barça recibía al Athletic de Bilbao en el Camp Nou. Tanto Madrid como Barcelona jugaban contra dos equipos sin objetivos, ya salvados del descenso y sin posibilidades de jugar competiciones europeas por lo que había poco margen para la sorpresa.

Sin embargo es de sobra conocido lo que pasó en Tenerife. El Real Madrid perdió una renta de 0-2 y acabó perdiendo con polémica en el Heliodoro Rodíguez López. El Barcelona no desaprovechó el regalo, ganó por 2-0 al Athletic de Bilbao y conquistaba su segunda liga consecutiva.

 

Así se vivió la 1ª Liga de Tenerife | Temporada 1991-1992

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *