Skip links
Published on: 1980-1990

Muere Andreas Brehme (1960-2024)

Andreas Brehme ha fallecido tras un repentino paro cardiaco a los 63 años edad. El mítico lateral de la selección alemana nos deja tras convertirse en uno de los mejores jugadores de la historia de su país y después de sufrir una retirada complicada llena de problemas financieros. Hoy en Memorias del Fútbol, rendimos un pequeño homenaje toda una Leyenda del fútbol Mundial.

 

Andreas Brehme: el Campeón del Mundo que acabó en la ruina

 

 

Andreas Brehme nació en Hamburgo y arrancó su carrera en el HSV Barmbek-Uhlenhorst. Sus mejores años de la juventud llegaron en el Kaiserslautern, en el que jugó cinco temporadas antes de marcharse al Bayern un par de años. Su excelente nivel como lateral le condujo al Inter, donde coincidió junto a sus compatriotas Lothar Matthaus y Jurgen Klinsmann. En su estancia en el Calcio conquistó la Seria A y la Copa de la UEFA y con la selección alemana se convirtió en el indiscutible lateral izquierdo de la Mannschaft de finales de los 80 y principios de los 90.

El defensa alemán era conocido por su gran rendimiento defensivo, pero por encima de todas sus virtudes estaba su gran golpeo de balón. Eso le convertía en una gran amenaza ofensiva, tanto por los centros medidos que ponía, como por su gran disparo y capacidad de marcar golazos. Brehme se convirtió en un gran especialista en los lanzamientos de penalti y tiros libres y en 2020, fue nominado por France Football como uno de los 10 mejores laterales zurdos de la historia.

Sus mayores hitos como profesional los logró con La Mannschaft, con la que debutó en 1984, disputó 86 partidos oficiales y marcó 8 goles. Brehme jugó tres Mundiales de Fútbol, el de 1986; 1990 y 1994 y anotó 4 tantos mundialistas. Sin duda alguna su gol más famoso lo completó en la final de 1990 frente Aregntina, donde tomó la responsabilidad de marcar el penalti que decidió el partido y el tercer título Mundial para su selección. Lo más curioso es que, a pesar de ser zurdo,  lanzó el penalti con la pierna derecha para despistar al guardamete argentino Goichoechea.

Su gran Mundial le valió para ser Balón de Bronce en 1990 y en la temporada 92-93 se mudó a España para jugar una temporada en el Real Zaragoza, donde disputó 31 partidos y marcó 4 goles. Brehme acabó su carrera regresando al Kaiserslautern, donde jugó cinco temporadas más y se retiró en lo más alto, ascendiendo al equipo a la Bundesliga en 1997 y logrando un histórico campeonato de Liga en 1998 con el equipo recién ascendido.

Después de su retiro Brehme quiso seguir como entrenador y dirigió al Kaiserslautern y al Unterhaching antes de convertirse en el asistente de Giovanni Trapattoni en Stuttgart. Su último trabajo fue en 2006 y tras fracasar en la inversión de una escuela de fútbol se vio envuelto en un mar de deudas que le llevaron a deber más de 250.000 euros.

De la noche a la mañana, Brehme se vio en la ruina más absoluta, tuvo que vender su casa y ponerse a trabajar como personal de limpieza. Como lo oyen, hablamos de todo un Campeón del Mundo que en apenas 20 años pasó de tocar la Copa Mundial a tener que limpiar urinarios.

Ahogado por las deudas, Andreas Brehme estuvo al borde la indigencia y tuvo que ser rescatado por la ayuda de ex-compañeros y la Federación Alemana de fútbol. Finalmente Brehme pudo salir de la situación crítica en la que se encontraba, aunque se mantuvo con problemas financieros. Pasó los últimos años de su vida viviendo en un pequeño apartamento de Francfort y sobrevivía gracias a un sueldo precario como comentarista.

Con todos estos sobresaltos económicos la salud de Brehme acabó por resentirse y el 20 de febrero de 2024 sufrió un repentino infarto por el que acabó falleciendo con solo 63 años. La muerte de la Leyenda alemana ha impactado a todo el mundo del fútbol, consternado por como la vida de un futbolista puede pasar en tan poco tiempo de la gloria a la ruina

Considerado como un mito del fútbol alemán, Brehme se reencontrará en el más allá con su gran amigo Franz Beckenbauer, que perdió la vida hace escasos meses y que fue uno de sus grandes apoyos en los malos momentos. Que ambos descansen en paz porque desde ahora ya son inmortales en la Memoria del Fútbol.

Leave a comment