MUNDIAL FRANCIA 1938: “Vencer o Morir”

En 1938 la Copa del Mundo se volvió a jugar en Europa. Jules Rimet sabía que la Segunda Guerra Mundial estaba cerca y quería que la última se celebrase en su país. Argentina y Alemania también querían organizar la cita pero Francia ganó la votación con diferencia.

La decisión no sentó bien a los argentinos, que ante el incumplimiento de la alternancia continental, renunciaron a acudir a la cita mundialista. Tampoco acudió Uruguay, que mantenía su boicot a los países europeos. Brasil y la exótica selección de Cuba fueron los únicos representantes americanos de la cita. Hasta 37 selecciones se inscribieron para participar en la cita, tres más que en la edición anterior.

En Europa, el contexto político condicionaba la competición. España estaba ya inmersa en una guerra civil y no pudo participar. Austria  se clasificó pero fue anexionada a la Alemania Nazi y dejó su vacante libre. El toque exótico vino con la participación de las Indias Orientales Holandesas (actual Indonesia). La colonia de los Países Bajos se clasificó sin tener que jugar ( por las renuncias de Japón y Estados Unidos) y se convirtió en la primera selección asiática en un Mundial. En total 15 selecciones participantes manteniendo el sistema de eliminatoria directa que se estrenó en Italia 34.

 

¡No te pierdas el VÍDEO y SUSCRÍBETE a nuestro canal de You Tube!

Leónidas marca un gol irrepetible

Leónidas Mundial 1938Los octavos de final nos dejaron la sorprendente eliminación de la Alemania Nazi. Los germanos tenían un gran equipo, reforzado con hasta 7 jugadores austriacos. Suiza parecía un rival asequible para la Mannschaft pero empató a uno en el partido inaugural. 5 días más tarde los suizos se impusieron por 4-2 en el partido de desempate. Alemania estaba eliminada. De la misma manera se resolvió la eliminatoria entre Cuba y Rumanía. Después de 3-3 del partido inicial, los cubanos sorprendieron a los europeos y se clasificaron para cuartos.

Pero el mejor partido lo protagonizaron Brasil y Polonia con un espectacular 4-4, que se decidió en la prórroga (6-5). Leónidas fue la estrella del partido marcando 4 goles. El delantero brasileño protagonizó la anécdota del encuentro al marcar uno de los tantos descalzo. El campo se había convertido en un barrizal y, harto del peso de los borceguíes, aprovechó para quitarse las botas. El árbitro, Iván Eklind, le obligó a ponérselas de nuevo pero entonces ya había marcado.

Hungría goleó a las Indias Orientales Holandesas (6-0) y Suecia, que se tenía que medir a Austria, accedió directamente a cuartos de final. Checoslovaquia se deshizo con facilidad de los Países Bajos (3-0) y Francia de Bélgica (3-1). Italia pasó más apuros contra Noruega pero acabó venciendo por 2-1. Vitorio Pozzo había renovado el equipo, que ahora era mucho más talentoso y era el principal favorito.

 

 

Francia vs Italia (Democracia vs Fascismo)

El duelo estrella de los cuartos de final enfrentó al anfitrión y los actuales campeones del Mundo. El encuentro tenía un claro tinte pre bélico y la expectación era máxima. Italia vistió totalmente de negro en una clara alusión a la milicia fascista. El oscuro uniforme coincidía con el del árbitro, que tuvo que ponerse un chaleco blanco para evitar confusiones. Los aficionados franceses se lo tomaron como una provocación y cantaron la Marsellesa con más energía que nunca. Italia eliminó a Francia tras vencer por 3-1.

Brasil eliminó con apuros a Checoslovaquia tras un partido de desempate. El 1-1 del primer choque dejó a 5 jugadores lesionados con 2 brasileños y un checo expulsados. 48 horas más tarde Brasil se impuso 2-1 a una debilitada Checoslovaquia. Su portero Panicka se había roto un brazo y el goleador Nejedly se quedó en el banquillo lesionado. Leónidas marcó los dos goles para los brasileños.

 

Brasil pagó la arrogancia de su entrenador

Hungría ganó a Suiza por 2-0 mientras que Suecia se paseó ante Cuba (8-0). Los escandinavos estaban entre los cuatro primeros sin apenas esfuerzo. En su duelo de semifinales, los magiares golearon a los helvéticos por 5-1 con tres goles de Zsengeller. Italia o Brasil sería el rival de Hungría en la gran final. El duelo estuvo marcado por la extraña decisión del técnico brasileño, que dejó a Leónidas en el banquillo. “Le reservo para la final” declaró Ademar Pimenta.

Los brasileños pagarían cara su arrogancia y el vigente campeón les derrotaría por 2-1. Primero marcó Colaussi y después Meazza de penalti. Lo curioso del segundo tanto fue que al delantero se le había roto la goma del pantalón y ejecutó la pena máxima al mismo tiempo que se lo sujetaba. Italia estaba otra vez en la gran final. Brasil se tuvo que conformar con la medalla de bronce y Leónidas con ser el máximo goleador del Mundial (7 goles). El “Diamante Negro” anotó 2 goles más ante Suecia para darle la victoria a su equipo (4-2).

“Vencer o morir”

El Stade Colombes de París acogía el partido por el título. Los italianos tenían el ambiente en contra, ya que los franceses apoyaban a los magiares. Los expatriados italianos de Francia que habían huido del régimen fascista tampoco apoyaban a la azzurra. Pero a Italia no le afectó la hostilidad de las gradas y se puso por delante con un gol de Colaussi (minuto 5). Los húngaros empataron 2 minutos más tarde pero Piola y, otra vez Colaussi establecieron el 3-1 al descanso. Un gol de Sarosi dio emoción a la final pero Piola estableció el definitivo 4-2 a ocho minutos del final.

Giuseppe Meazza alzó la Copa Jules Rimet e Italia volvía a proclamarse Campeona del Mundo. La azzurra se convertía en la primera nación en ganar fuera de su país. Vittorio Pozzo hacía historia al convertirse en el único entrenador en ganar 2 Mundiales. El azzurra había representado de nuevo la “victoria del fascismo”. Solo un día antes Mussolini había enviado un telegrama al equipo que decía “Vencer o Morir”. 

De aquel mensaje era consciente el portero húngaro, Antal Szabo que declaró: “Nunca me sentí más feliz después de un partido. Con los cuatro goles que me hicieron salvé la vida de 11 seres humanos”

 

LA FINAL (16/06/1938)

ITALIA 4: Aldo Olivieri, Alfredo Foni, Pietro Rava, Pietro Brunori, Michele Andreolo, Ugo Locatelli, Amedeo Biavati, Giuseppe Meazza (c), Silvio Piola, Ferrari joven, Gino Colaussi. Entrenador: Vittorio Pozzo

HUNGRÍA 2: Antal Szabó, Gyula Polgar, Sandor Antal Biro Szalay, Gyorgy Szucs, Gyula Lazar, Ferenc Sas, Vincze, Jeno, Fangosa Gyorgy (c), Gyula Zsengellér. Entrenador: Alfred Schaffer

Goles: Gino Colaussi (1 – 0, min. 6), Pal Titkos (1 – 1, min. 8), Silvio Piola (2 -. 1, min 16), Gino Colaussi (3 -. 1, min 35), György Sárosi (3 -. 2, min 70), Silvio Piola (4 -. 2, min 82)

Árbitro: George Capdeville -FRA- (colegiado); Hans Wüthrich -SUI- y Gustav Krist -TCH- (auxiliares).

Estadio: Olímpico de París (45.000 espectadores)

 

Datos del Mundial ITALIA 1934

Selecciones/partidos: (15/18)

Ciudades/estadios: 9/10

Media asistencia: 26.833

Goles: 84

Media goles: 4,67

Goleadores:  

TOP SCORES WORLD CUP 1938

 

 

 

 

 

Balón: El esférico del Mundial de Francia 1938 se llamó Allen y fue el primero diseñado exclusivamente para la Copa del Mundo. La vejiga se reemplazó por una válvula inflable, por lo que no era necesario descoser el cuero para inflar la pelota.

 

Todos los Mundiales de la historia: de Uruguay 1930 a Catar 2026 

MUNDIAL FRANCIA 1938: “Vencer o Morir”
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *