Josef Bican: El Mayor Goleador de la Historia

El viejo imperio austrohúngaro generó grandes futbolistas a principios del siglo XX pero hubo uno de ellos, que destacó por encima de todos. Un delantero rápido e insaciable al que no pudieron detener ni dos guerras mundiales y que marcó más goles que nadie en la Historia del Fútbol.

Hoy, en Memorias del Fútbol, hablamos de la Leyenda olvidada de Josef Bican, el Máximo Goleador de todos los Tiempos.

 

¿Quién Fue Josef Bican? La Leyenda del Gol

 

Promesa del Wunderteam

Josef Bican nació el 25 de septiembre de 1913 en Viena y comenzó a jugar al fútbol animado por su padre que, tras sobrevivir a la primera guerra mundial, falleció en un terreno de juego después de un desafortunado golpe en un riñón.

Lejos de ser un trauma para él y pese a perder a su referente con solo 8 años , Bican continuó jugando al fútbol. Formó parte de las categorías inferiores del Rapid de Viena, aunque también jugó en los equipos de las empresas Farbenlutz y Schustek en las que trabajó.

Apodado con el sobrenombre de «Pepi», el atacante debutó en Primera División en 1931 (poco antes de cumplir los 18 años) protagonizando un espectacular duelo generacional con la leyenda austriaca Matthias Sindelar . El Rapid perdió 3-5 el derbi de Viena frente al Austria pero Bican marcó 3 goles frente al equipo de su ídolo.

Ese día comenzó la leyenda de Bican, que terminó su primera temporada como profesional marcando 10 goles en 8 partidos. A partir de 1933 Pepi se consagró como titular y un año después se proclamó máximo goleador de la Bundesliga con 28 goles.

Su imparable progresión le llevó a ser internacional con la selección austriaca, que por aquel entonces dominaba el fútbol europeo. Con el Wunderteam disputó el Mundial de Italia de 1934, en el que marcó un gol ante Francia y llegó hasta semifinales. Con la selección austriaca jugó hasta 1937, marcando 14 goles en 19 partidos disputados.

 

Estrella del Slavia Praga

Tras el mundial estuvo un año prácticamente inactivo por una lesión y en el verano de 1935 fichó por el Admira de Viena. En dos años ganó 2 ligas y marcó 22 goles lo que le valió para firmar por el Slavia de Praga.

En Checoslovaquia, país de origen de su familia, Bican se convirtió en una leyenda del equipo rojiblanco. Jugó 13 temporadas ofreciendo su mejor rendimiento, ganando 6 títulos de Liga y la Copa Mitropa de 1938. Con el Slavia marcó un total de 534 goles en 274 partidos oficiales (1,95 tantos por encuentro).

Fue cinco veces consecutivas máximo goleador de la liga checoslovaca y de toda Europa, siendo una de las estrellas de la época. Los que le vieron jugar afirmar que Bican lo tenía todo; marcaba 9 de cada 10 ocasiones, podía disparar con las dos piernas, era un gran especialista en el lanzamiento de penaltis y era tan rápido que podía completar 100 metros en 10,8 segundos.

 

Perseguido por Nazis y Comunistas

Sin embargo Pepi sufrió el vivir en una época de continuos conflictos bélicos. Tras la anexión de Austria con la Alemania Nazi, se negó a defender la camiseta germana y se nacionalizó checoslovaco. Con la camiseta roja, Bican jugó 14 partidos y marcó 12 goles aunque no pudo estar en el Mundial de Francia de 1938 por un error burocrático. 

El estallido de la II Segunda Guerra Mundial hizo que Bican no volviera a disputar ninguna Copa del Mundo en el apogeo de su carrera y que tuviese que jugar con las distintas nacionales que iban surgiendo en la región (como la de Bohemia y Moravia).

Durante el conflicto bélico Bican estuvo a punto de fichar por la Juventus pero decidió no marcharse por miedo a que los comunistas se alzaran en Italia. Paradójicamente eso es lo que pasó en Checoslovaquia en 1939 y Pepi tuvo que salir de Praga para exiliarse en clubes de otras ciudades.

El letal delantero defendió los colores del FC Vítkovice y el Skoda Hradec Králové antes de regresar al Slavia como jugador-entrenador. Se retiró con 43 años y luego prosiguió su carrera como técnico en otros equipos checos y de Bélgica.

El partido comunista trató de desprestigiarlo y su figura como leyenda del país fue quedando en el olvido.

 

Máximo Goleador de la Historia del Fútbol

Pepi se retiró en 1955 siendo uno de los jugadores con mejor promedio anotador de la historia del fútbol (1,52 dianas por partido) e incluyendo los convertidos con las selecciones, torneos de reserva y distintos torneos nacionales, alcanzó la cifra de 805 goles oficiales en 530 partidos para ser reconocido como el máximo goleador de todos los tiempos por delante de Pelé, Romário y, por el momento de Cristiano Ronaldo y Messi (rsssf)

Fue nombrado por la IFFHS Mejor delantero del siglo XX y, según los datos de la la Rec.Sport.Soccer Statistics Foundation y contando los partidos no oficiales, Josef Bican llegó a marcar 1468 goles a lo largo de toda su carrera. De hecho, el mismo mismo reconoce en su biografía que pudo marcar hasta 5000 goles durante toda su trayectoria futbolística:

«En toda mi carrera marqué, efectivamente, 5.000. Tengo entendido que Pelé, contándole los de los entrenamientos, 1.500. Eso me lleva a pensar que entre Pelé y yo no hay color».

 

Josef Bican: Una Leyenda olvidada

Tras dejar el fútbol Bican trabajó como obrero, conductor y en un zoo alimentando a los animales. El 12 de diciembre de 2001 falleció a los 88 años en Praga, donde descansa el espíritu del mayor goleador de todos los tiempos.

La guerra, la política y la creación de la Copa de Europa en 1955 relegaron su figura al olvido de aficionados e historiadores pero, ya en el siglo XXI, se hizo justicia al recuperar una gran parte de los registros anotadores. Ahora, que Cristiano Ronaldo amenaza con batir su récord de goles, la figura de Pepi vuelve a situarse entre las mayores Leyendas del Fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad

    Necessary

    Advertising

    Analytics

    Other