La Leyenda de EUSÉBIO, la Pantera Negra

Biografía de Eusébio

Eusébio Da Silva Ferreira sigue siendo para muchos, el mejor jugador portugués de la historia. Nacido en Mozambique en 1942, emigró a Lisboa con solo 18 años para acabar triunfando en el Benfica y convertirse en una Leyenda de la selección portuguesa. Su velocidad, técnica y potente disparo elevaron su figura hasta el punto de ser comparado con el brasileño Pelé.

 

EUSÉBIO 🇵🇹 La Pantera Negra del Benfica | Leyendas del Fútbol

 

Su rocambolesco fichaje por el Benfica

Eusébio nació en Maputo en el África Oriental portuguesa. Aquella región adoptaría el nombre de Mozambique tras la descolonización pero en aquellos años aún pertenecía al país luso. Eusébio se crió en una familia pobre y humilde, siendo el cuarto de ocho hermanos. Comenzó a jugar al fútbol en el Sporting de Lourenço Marques, club asociado con el histórico club de Lisboa. Allí dejó ver sus grandes cualidades pero sobre todo su gran capacidad goleadora.

Con el paso de los años el talento del jugador Mozambiqueño fue creciendo y el nombre de Eusébio ya sonaba en los principales equipos de la metrópoli. El Sporting ofreció al jugador entrenar con el primer equipo pero, tras el rechazo de su familia, acabó firmando por el Benfica en una negociación relámpago. Dos emisarios del vecino lisboeta ofrecieron un jugoso contrato al jugador, que con 17 años decidió fichar por el Benfica. El Sporting intentó demostrar que tenían los derechos del jugador y su transferencia permanecería paralizada durante cinco meses hasta que la federación diese la razón a uno de los dos equipos.

Para mantener la operación a salvo, el Benfica ideó un plan para mantener al jugador lejos de los representantes del Sporting. Eusébio viajó en avión desde África hasta Lisboa bajo el nombre falso de mujer. Se hizo llamar “Ruth Malosso” y tras una breve estancia en la capital, fue recluido en un hotel de El Algarve.

 

Estrella del Campeón de Europa (1962)

El 13 de mayo de 1961 se resuelve el pleito y Eusébio debuta el día 23 marcando 3 goles en un amistoso frente al Atlético Clube. Su tardía incorporación no le permite ser incluido en el once de la final de la Copa de Europa frente al Barcelona, que acabaría ganando el Benfica por 3-2 en Berna.

Eusébio estrenaría su palmarés con el título de Liga portuguesa de 1961 y protagonizaría una espectacular presentación internacional en un partido de exhibición ante el Santos de Pelé. Eusébio entró al campo cuando los brasileños ganaban 5-0 y revolucionaría el partido al marcar 3 goles en solo 20 minutos. El Santos ganó 6-3 pero la aparición de la perla negra asombró al Rey Pelé y a la prensa Internacional. Al día siguiente, el diario francés L’Equipe llevaba en su portada el nombre de Eusébio y afirmaba el nacimiento del Pelé Europeo.

Tras su aparición estelar, el delantero mozambiqueño se confirmó como titular indiscutible para el entrenador Bela Guttman y fue uno de los pilares fundamentales para que el Benfica llegase a otra final europea en 1962. Los lusos iban perdiendo 3-2 ante el Real Madrid en Ámsterdam hasta que Eusébio decidió el partido con dos goles.

Primero protagonizó una arrancada espectacular en la dejó atrás a su ídolo Di Stéfano y fue derribado en el área. Eusébio anotó el 4-3 de penalti y poco después sentenciaría la final con un fuerte disparo de falta indirecta. El Benfica se proclamaba Bicampeón de Europa y la pantera negra iniciaba su leyenda como uno de los mejores jugadores de Europa.

 

Pelé vs Eusébio en la Copa Intercontinental (1962)

El año terminó con un intenso duelo entre Eusébio y Pelé en la Copa Intercontinental en el que el brasileño saldría claro vencedor. El Santos se impuso por 3-2 en Brasil con dos goles de O’Rei y arrollaría a la Águias en Lisboa. Los brasileños marcaron cinco goles con un triplete de Pelé, aunque Santana y Eusébio, que también habían marcado en la ida, maquillaron el marcador al 2-5 final.

Pese a aquella derrota, la actuación de Eusébio durante la temporada supuso su confirmación definitiva, siendo nombrado segundo mejor jugador europeo de 1962 por detrás de Masoputs. El internacional portugués había sido penalizado por no poder clasificarse para el Mundial de Chile pero se resarciría cuatro años después en Inglaterra.

Eusébio demostró su gran capacidad goleadora durante toda su carrera. El delantero fue máximo goleador de la Liga portuguesa en 7 ocasiones y 3 en la Copa de Europa. La Pantera Negra volvió a marcar en la final de 1963 en Wembley para adelantar a su equipo pero 2 tantos de Altafini dieron el título al Milan. En 1965 perdió su segunda final ante el Inter por 1-0. Pese a la derrota, Eusébio fue galardonado con el Balón de Oro. Era el primer jugador de origen africano y de raza negra en ser premiado por France Football.

 

El Mundial de Eusébio en Inglaterra (1966)

Un año después, en 1966, Eusébio guió a Portugal a participar en su primera Copa del Mundo. Los lusos quedaron encuadrados en el grupo de la muerte, junto a Hungría, Bulgaria y Brasil, que venía como vigente bicampeona del mundo. Portugal debutó con una victoria por 3-1 ante Hungría y venció por 3-0 a Bulgaria con un gol de Eusébio.

En el partido ante Brasil, Portugal se adelantó con un gol de Simões a centro de Eusébio. El delantero marcaría el segundo de cabeza y terminaría por sentenciar el partido en el minuto 85 con una gran volea. Portugal ganaba 3-1 a Brasil con una gran actuación de su estrella que eliminaba del Mundial a la doble campeona del mundo.

En cuartos de final los lusos se medían a la sorprendente Corea del Norte. Los asiáticos se adelantaron con 3 goles pero Portugal reaccionó con otra exhibición de Eusébio. La pantera negra recortó distancias con dos goles en la primera parte y revolucionó el encuentro tras el descanso. Empató con un derechazo y le dio la vuelta al marcador tras una gran jugada personal que acabó en penalti.  Portugal ganaba 5-3 con cuatro goles de Eusébio y pasaba a semifinales del Mundial.

eusebio_1966Los lusos perderían 2-1 ante Inglaterra aunque conseguirían la mejor clasificación de su historia al vencer el duelo por el tercer puesto ante la URSS. Eusébio se proclamó máximo goleador del campeonato del mundo con 9 goles y demostró que era el jugador del momento.

Portugal no volvería a clasificarse para una fase final de Mundiales o Eurocopas durante la etapa de Eusébio en la selección. La perla negra jugó 64 partidos y marcó 41 goles con el combinado nacional.

 

Una carrera llena de títulos

Después de su excelente Mundial, Eusébio y el Benfica llegaron a un acuerdo con el Inter para el traspaso del jugador. Sin embargo, el desastre de Italia en la Copa del Mundo hizo que la federacción azzurra cerrase la fronteras a jugadores extranjeros, frustrando un fichaje que podía haber sido histórico.

En 1968 Eusébio perdería su tercera final de la Copa de Europa ante el Manchester United. La Maldición de Béla Guttman no permitió a pantera negra levantar otro título europeo pero no pudo evitar que ganase la primera de sus dos Botas de Oro tras anotar 50 goles en todas las competiciones.

Con el paso de los años, las lesiones y la pérdida de velocidad fue retrasando su posición al centro del campo. Eusébio jugó en el Benfica hasta 1975, donde ganó 11 Ligas y 5 Copas de Portugal.

 

Retiro en Norte América

Con 33 años, 440 partidos jugados y 473 goles anotados se marchó a Norteamérica para buscar nuevas aventuras futbolísticas. Tras un breve paso por el Boston Minutemen estadounidense, el Monterrey mexicano y los Toronto Metro-Croatia, volvió a Portugal para jugar en equipos modestos como el Beira-Mar y el Uniao de Tomar. En 1977 jugó en el equipo de Las Vegas Quicksilvers para terminar su dilatada carrera en los New Jersey Americans. En Nueva York acabó retirándose en 1978 a la edad de 36 años.

Al final de su carrera Eusébio jugó 574 partidos y marcó 581 goles, promediando más de un gol por partido y a pesar de que sus números bajaron en su etapa final.

 

Fallecimiento de Eusébio

El 5 de enero de 2014 Eusébio falleció en Lisboa a los 71 años de edad,  como consecuencia de una insuficiencia cardíaca. Su muerte fue llorada por miles de portugueses y se decretaron tres días de luto nacional en el país. El espíritu del mayor mito del fútbol portugués descansa junto al Estadio Da Luz, en la estatua con la que se le homenajeó en vida y que representa a un jugador inmortal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *