El triunfo del “Catenaccio” milanés (1963-1965)

Después del dominio ibérico en las primeras siete ediciones de la Copa de Europa- 5 triunfos del Real Madrid y dos del Benfica– apareció el poderío del fútbol italiano. Los equipos de Milán se repartieron las Copas entre el 63 y el 65 a través de un fútbol poco vistoso a base del “Catenaccio” (cerrojo en italiano). El sistema defensivo nació en Austria en la década de los 30 pero se consolidó en Italia en los sesenta. AC Milan e Inter lo llevaron hasta las últimas consecuencias para convertirse en los mejores equipos del viejo continente.

 

Copa de Europa 1962-1963: Aparece el Catenaccio

La octava edición de la Copa de Europa comenzó con enorme sorpresa. El Real Madrid fue eliminado en la ronda previa por el Anderlecht, tras empatar (3-3) en el Bernabéu y caer 1-0 en Bélgica. Con los pentacampeones fuera de combate el Benfica se presentaba como el gran favorito.

El chileno Fernando Riera sustituía al bicampeón Béla Guttmann en el banquillo. Los defensores del título llegaron a una nueva final tras deshacerse del Norrköping sueco (6-2 en el global), el Dukla de Praga (2-1) y el Feyenoord. Después de un trabajado empate a cero en Holanda, los lusos se impusieron 3-1 en casa.

Ac Milan 1963 campione europaEn la final de Wembley se encontrarían con el AC Milan. El equipo italiano estaba entrenado por Nereo Rocco, que había adoptado el sistema defensivo reinante por aquella época en el Calcio: El Catenaccio.

El capitán Cesare Maldini lideraba la zaga rossonera apoyado por el poderoso centrocampista Giovanni Trapattoni. Su férrea defensa protegía a su talentoso ataque, conformado por los brasileños Dino Sani, y José Altafini  y por la nueva promesa del fútbol italiano,  Gianni Rivera.

Cesare Maldini lideraba la zaga transalpina apoyado por el poderoso centrocampista Giovanni Trapattoni. Su férrea defensa estaba apoyada en un talentoso ataque. El brasileño Dino Sani acompañaba a la joven Gianni Rivera, nueva promesa del fútbol italiano. Otro, brasileño, José Altafini, era el goleador del conjunto rossonero.

Con esos mimbres los italianos se deshicieron del U.S. Luxebourg (14-0) en la fase previa y del Ipswich Town en la primera fase (4-2). El campeón inglés cayó 3-0 en San Siro y ganó solo por 2-1 en las islas.  Andy Nelson, capitán de Ipwich, denunció el juego de aquel Milan: “Hacían cosas cínicas, te tiraban del pelo, te pisaban…”.

Con ese juego duro golearon al Galatasaray en cuartos (8-1 en el global) y al Dundee escocés en semifinales. Los italianos resolvieron la eliminatoria en el primer partido en Italia. 5-1 con tres goles de Altafini y dos de Barison. El Milan perdió 1-0 en Escocia pero había conseguido llegar a su segunda final de la Copa de Europa (En 1958 cayó 3-2 ante el Real Madrid).

En Wembley ganó el pragmatismo del Nereo Rocco, que sacrificó a Barison para alinear a Pivatelli. El medio defensivo sería el encargado de marcar a Coluna. El Benfica comenzó ganando gracias a un buen gol de Eusebio en el minuto 18. Sin embargo los italianos le darían la vuelta al resultado en la segunda parte.

13 minutos después del descanso, Altafini igualó la contienda tras un remate a la media vuelta. Un minuto después Pivatelli lesionó a Coluna tras de una dura entrada. El capitán benfiquista quedó inútil para el resto del partido ya que todavía no existían las sustituciones.

Fue entonces cuando el Milan aprovechó para buscar la victoria. Con Rivera jugando a sus anchas el segundo gol no tardaría en llegar. Lo marcó Altafini tras aprovechar un gran pase de su talentoso compañero. Falló a la primera pero no perdonó en la rechazo. El Milan ganaba 2-1 y levantaba su Primera Copa de Europa.

 

La Final (22-05-1963)

Estadio Wembley (Londres), 45.700 espectadores

Final Copa de Europa 1963 Milan 2 Benfica 1Milan 2: Ghezzi; David, Trebbi, Benítez, Maldini; Trappattoni, Pivatelli, Sani, Mora y Altafini. Entrenador: Nereo Rocco.

Benfica 1: Costa Pereira; Cavém, Humberto, Cruz; Coluna, Santana, José Augusto, José Torres, Simões y Eusébio, . Entrenador: Fernando Riera.

Goles: 0-1 (min 18): Eusébio, 1-1 (min 58) Altafini, 2-1 (min 66): Altafini.

Árbitro: Arthur Holland (Inglaterra)

 

Copa de Europa 1962-1963

 

 

Copa de Europa 1963-1964: Il grande Inter

La reinado de Milán en Europa se mantendría en la temporada 63-64, aunque cambiaría de camiseta. La ciudad lombarda tendría dos representantes en la Copa de Europa; el AC Milan defendía el título continental y el Inter actuaba como el campeón de Italia. El club neroazzurro había conquistado el scudetto por primera vez desde 1954.

El equipo estaba dirigido por el argentino Helenio Herrera, que supo aprovechar los recursos económicos del presidente Angelo Moratti. El magnate pretolífero era un “Abramovich” de la época. Con su dinero había fichado a Luis Suárez (único Balón de Oro español de la historia), el delantero Mario Corso y al extremo brasileño Jair. Después reforzó la zaga con Armando Picchi, Tarcisio Burgnich y el portero Giuliano Sarti. Pero los dos jugadores más emblemáticos de “il grande Inter” habían llegado a coste cero. El joven lateral Giacinto Facchetti y el mediapunta Sandro Mazzola.

Inter-de-Milan-1964-65

Herrera hizo suyo aquel equipazo, al que entrenó como un ejército. “Il Mago” dejó de lado el fútbol ofensivo que mostró cuando entrenaba al Barcelona e hizo suyo el estilo defensivo reinante en el Calcio. El Inter se convirtió en el mayor representante del Catenaccio.

Con aquel estilo rácano el equipo interista fue superando a grandes rivales hasta llegar a la final de Viena. Primero se deshizo del Everton con un solo gol de diferencia (0-1) y después venció al Mónaco (global de 4-1). En cuartos superó al Partizán tras ganar 0-2 en Belgrado y 2-1 en Italia.

En semifinales se enfrentaría al Borussia Dortmund. Los alemanes habían eliminado al Benfica en la primera ronda. Perdieron 2-1 en Lisboa pero golearon a los lusos por 5-0 en Alemania. El Inter, por contra, consiguió un valioso empate fuera de casa (2-2) que hizo bueno tras vencer por 2-0 en su estadio.

Los más morbosos querían un derbi milanés en Europa pero se quedaron con las ganas. Después de superar con comodidad al Norrköpping, el Milan se cruzaría con el Real Madrid. El campeón español arrolló a los italianos en el Bernabéu (4-1) y sostuvo el ímpetu de los defensores del título en Italia. El Milan solo venció 2-0 y cayó eliminado. El Madrid, que todavía contaba con los veteranos Puskás y Di Stéfano, se impuso con facilidad al Zúrich en semifinales (8-1).

La final de Viena fue un combate de estilos opuestos. El Real Madrid había llegado a la final marcando 27 goles en 8 partidos y el Inter solo había recibido 4. Ganó el catenaccio. Helenio Herrara dispuso un férreo marcaje sobre Púskas y Di Stéfano, que se despidió del Madrid con una amarga derrota. Tenía 38 años y el presidente Santiago Bernabéu quiso renovar el equipo. Terminaba un ciclo en Madrid y comenzaba uno en Milán.

Mazzola adelantó a los italianos con un disparo lejano al filo del descanso. En el minuto 61 Milani sorprendió al portero español con otro remate desde fuera del área. Felo recortó distancias para los madridistas a la salida de un córner pero Mazzola volvió a marcar tras aprovechar un error de Santamaría en el despeje. El Inter ganaba 3-1 y conquistaba su primera Copa de Europa.

 

La Final (27-05-1964)

Estadio Prater (Viena), 72.000  espectadores

Inter 3: Sarti; Picchi (c), Burgnich, Guarneri, Facchetti; Tagnin, Mazzola, Suárez; Jair, Corso y Milani. Entrenador: Helenio Herrera.

Real Madrid 1: Vicente; Sánchez, Santamaría, Pachín; Zoco, Müller, Amancio, Felo, Di Stéfano, Puskas y Gento. Entrenador: Miguel Muñoz

Goles: 1-0 (m.43): Mazzola, 2-0 (m.61): Milani, 2-1 (m.70): Felo, 3-1 (m.77): Mazzola.

Árbitro: Josef Stoll (Austria)

 

 

Copa de Europa 1964-1965

La Copa de Europa cumplía el décimo aniversario desde su nacimiento. El Inter de Milán era el rival a batir y el máximo favorito a revalidar el trofeo. Para ello habían incorporado al atacante español Joaquín Peiró, procedente del Torino. Los italianos no defraudarían y se clasificaron para una nueva final. Los campeones empezaron su defensa del título goleando al Dinamo de Bucarest (6-0). En cuartos eliminaron al Rangers después de vencer 3-1 en casa y perder 1-0 en Glasgow.

Más sufrido fue el duelo de semifinales ante el Liverpool. Hunt marcó a los 3 minutos para los ingleses pero Mazzola empató tras un error defensivo de los locales. Ian Callaghan marcó el 2-1 tras una bonita jugada ensayada y Ian St. John anotó el definitivo 3-1. Al campeón le tocaba remontar en Italia. En San Siro y medio de un gran ambiente Corso marcó el primero de falta directa. Peiró estuvo más listo que nadie y batió a Lawrence tras robarle el esférico al portero. Facchetti culminó la remontada tras una gran galopada que finalizó en gol.

El otro finalista fue el Benfica que había triturado a todos sus rivales. Tras golear en las rondas previas, el Real Madrid fue su primer rival de entidad en cuartos de final. Los lusos golearon 5-1 a los blancos en Lisboa y accedieron a semifinales tras perder 2-1 en Madrid. En semifinales el Gyori Vasas no fue rival. Victoria por la mínima en Hungría y 4-0 en Portugal.

Inter y Benfica jugarían la final en el Estadio de San Siro. Los italianos jugarían en casa a pesar de las protestas de la entidad lusa. Milán recibió a ambos equipos con una noche lluviosa y un campo encharcado que acabaría siendo decisivo. Jair marcó el único gol del partido en el minuto 42 después de que su disparo se le escapase de las manos a Costa Pereira.

El portero del Benfica abandonaría poco después el terreno de juego lesionado. Al no existir los cambios, el defensa Germano ocupó su lugar en la portería y los portugueses jugaron con diez la última media hora. Pese a tener todo en contra, el Benfica murió en el área italiana. El Inter no estuvo incómodo y aseguró la victoria por la mínima para honrar al estilo que le había llevado a lo más alto; “el Catenaccio”.

El sueño de Ángelo Moratti se había cumplido. El Inter era bicampeón de Europa después de ganar en las dos finales a los equipos más laureados; el Real Madrid y el Benfica.

 

La Final (27-05-1965)

Estadio Giuseppe Meazza (Milán), 85.000  espectadores

Inter de Milan campeón de Europa 1964-1965Inter 1: Sarti; Picchi (c), Burgnich, Guarneri, Facchetti; Bedin, Mazzola, Suárez; Peiró, Jair, Corso. Entrenador: Helenio Herrera.

Benfica 0: Costa Pereira; Cavém, Figueiredo, Cruz; Coluna, Neto, Machado, José Torres, Simões y Eusébio, . Entrenador: Elek Schwartz.

Goles: 1-0 (m.42): Jair da Costa.

Árbitro: Gottfried Dienst (Suiza)

 

Copa de Europa 1964-65

El triunfo del “Catenaccio” milanés (1963-1965)
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *