El día que se rompió la portería del Bernabéu

El 1 de abril de 1998 será recordado como el día que se cayó la portería del Santiago Bernabéu. El Real Madrid de la Séptima jugaba contra el Borussia Dortmund las semifinales de la Champions League. Pero poco antes de comenzar el partido, la portería se vino abajo. Así comenzó una rocambolesca historia para sustituirla contrarreloj.

En 1998 el Real Madrid llevaba 32 años sin ganar la Copa de Europa. Los blancos no estaban protagonizando su mejor año en la Liga pero lo estaban bordando en Europa. El equipo dirigido por Jupp Heynckes había eliminado al Bayer Leverkusen en cuartos de final y se medía al vigente campeón de Europa en semifinales, el Borussia Dortmund.

El día 1 de abril a las 20:45 estaba todo listo para que comenzase el partido de ida en el estadio Santiago Bernabéu. Los equipos estaban en formación y escuchaban concentrados la mítica música de la Champions. Pero algo no iba bien. Los espectadores comenzaron a señalar una de las áreas del estadio. Mientras, en la retransmisión de Televisión española José Ángel De la Casa advierte a los telespectadores “La portería del fondo sur está en el suelo y esto puede retrasar el comienzo del partido”.

En efecto, los Ultras del Real Madrid la habían liado. Medio centenar de aficionados se habían subido a la valla metálica que había detrás de la portería. Su entusiasmo e inconsciencia hicieron que cayese  arrastrando la portería consigo. Por entonces, las redes se tensaban sobre las vallas metálicas y uno de los postes acabó partiéndose.

Esa noche arbitraba un colegiado holandés llamado Van Der Ende. El colegiado era ajeno a todo lo ocurrido hasta que finalizado el sorteo de campos es advertido de la esperpéntica situación. Los aficionados no sufrieron daños tras la caída pero su “gamberrada” había tumbado una de las porterías.

porteria-borussia-bernabeuLos operarios del Real Madrid levantaron el maltrecho arco pero comprobaron que uno de los postes estaba completamente roto. Se intentó hacer un remiendo con un taco de madera, pero no funcionó. El árbitro, al ver que la cosa era grave da un plazo de 30 minutos para arreglar la portería. La situación era cada vez más confusa y el nerviosismo crecía entre los trabajadores blancos. Mientras, los alemanes presionan al colegiado y piden la suspensión del partido.

En aquella época no era obligatorio tener porterías de repuesto en los estadios (algo que cambiaría a raíz de lo ocurrido). La única opción era ir  hasta la antigua Ciudad Deportiva (situadas en el Paseo de la Castellana y apenas a 2km del estadio). De ello se encargó Agustín Herrerín, que años más tarde sería delegado de campo del club durante casi 20 años. Por entonces era un simple ayudante del Real Madrid pero lideró la “Operación Portería”.

Herrerín cogió una furgoneta y, escoltado por varios motoristas de la policía entró a una Ciudad Deportiva completamente vacía. Al llegar se encontró con dos problemas. 1- las porterías estaban guardadas en un almacén con candado…y no tenían la llave. 2- En caso de conseguir una portería ¿Cómo conseguirían llevarla hasta el Bernabéu?

Pero el azar quiso que se cruzaran con Cándido Gómez y su sobrino Juan Manuel, que estaban montando un escenario en ese momento en la Ciudad Deportiva.  Al enterarse de la noticia ofrecieron su ayuda y dando marcha atrás con el camión consiguieron forzar la puerta.  Entre más de 10 personas consiguieron subir la portería al camión y transportarla a toda prisa al Bernabéu.

A toda prisa y, con la ayuda de hasta 8 policías, consiguieron subir la portería al camión y poner rumbo al estadio. Ya había pasado la media hora de tregua y la situación era cada vez más insostenible. Cándido subió la Castellana a casi 100 kilómetros por hora e incluso se permitió la licencia de meterse en dirección prohibida. La portería acabó llegando al estadio pero apenas entraba por los vomitorios. Tras varias maniobras consiguieron llegar al césped, donde sufrió un último enganchón ante el aplauso general de la grada.

Portería-Bernabéu-MARCALa portería se ancló el área del fondo sur y el partido comenzó a las 22 horas (75 minutos después de lo esperado). Los alemanes no tenían ninguna gana de jugar. Primero se quejaron de la espera y después del tamaño de la portería (que supuestamente era un centímetro más alta que la del fondo norte). La UEFA no atendió sus peticiones y el Real Madrid acabó ganando el partido por 2-0. Morientes y Karembeu encaminaban a los blancos hacía la final de Ámsterdam y a la Séptima Copa de Europa.

Aquella falta de previsión no le salió gratis al conjunto merengue, que tuvo que pagar una multa de 1 millón de euros y cumplir un partido de clausura en la siguiente edición. Pero lo peor de aquella noche fue el bochorno de un episodio insólito, que al menos sirvió para algo. Desde aquella noche, todos los estadios deben tener una portería de repuesto.

¡No te pierdas el VÍDEO y SUSCRÍBETE a nuestro canal de You Tube!

 

El día que se rompió la portería del Bernabéu
5 (100%) 1 vote

Un comentario sobre “El día que se rompió la portería del Bernabéu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *