Bob Marley: Amor y Muerte por el Fútbol

La vida de Bob Marley va más allá de su excepcional legado musical. El jamaicano fue una estrella del reggae pero también pudo haber sido una estrella del fútbol.

La música y el balón eran los dos grandes pasiones de Marley, que siempre llevaba un balón en las giras. En ellas organizaba partidos con los componentes de la banda y amigos invitados. De hecho, se cuenta que había formado un equipo en Brasil para cuando estaba de gira. Allí jugaba pachangas con su amigo Allan Skill Cole (que si se ganó la vida como futbolista profesional) o con Paulo César, gran jugador que fue campeón del Mundo en el Mundial de México de 1970.

 

 

El fútbol en Jamaica no es muy popular pero Bob tenía una explicación: “Será por los genes”, refiriéndose al origen inglés de su padre Norbal Marley (con el que apenas tuvo relación). Sea como fuere el músico era un fanático del balompié. Se cuenta que era aficionado del Boys Town FC, un modesto club de su país. Aunque lo cierto es que la estrella del reggae admiraba al Santos de Pelé. 

Cuando le preguntaron ¿Qué es el fútbol? Marley respondió: “El fútbol es una habilidad en sí misma; todo un mundo, un universo por sí solo. Yo lo amo, porque debes tener la suficiente destreza para jugarlo. ¡Libertad! ¡El fútbol es libertad!”

El músico jugaba de atacante o volante creativo y, según cuentan los que le vieron jugar, tenía nivel como para haber sido profesional. Los periodistas aprovechaban las pachangas para tratar de entrevistarle y el artista lo usaba en su beneficio: “Si quieres conocerme tendrás que jugar al fútbol contra mí y los Wailers”. 

 

¿Cómo murió Bob Marley?

Uno de aquellos partidos se disputó en Londres en 1979. Marley y su amigo Skill Cole destacaban en la victoria sobre los periodistas cuando el cantante sufrió un percance. Se cuenta que el periodista Danny Baker pisó fortuitamente a Marley, provocándole una herida en el dedo gordo del pie derecho. La herida escondía un melanoma lentiginoso acral y los médicos le aconsejaron una leve amputación raspándole el dedo. Bob se negó por su religión “Los Rastafaris no debemos permitir que separen una parte de nuestro sagrado cuerpo”, comentó.

Pero el tumor acabó derivando en un cáncer que se extendió por su cuerpo. El miedo a morir le hizo recurrir a la medicina convencional y a todas las que se cruzaron en su camino. Con el tratamiento notó una leve mejoría e incluso volvió a jugar al fútbol. Sin embargo, mientras peloteaba por Central Park acabó desmayado. La Metástasis había llegado a su cerebro. Bob Marley acabó muriendo en Miami el 11 de mayo de 1981 con solo 36 años. El rey de reggae acabó enterrado de lo que rodeó su vida, una guitarra y un balón de fútbol.

Marley dejó como legado un estilo de vida, unas canciones legendarias y 11 hijos reconocidos. Uno de ellos, Ki-Mani Marley heredó su amor por la música…y por el fútbol. El pasado 19 de septiembre saltó al césped del Johan Cruyff Arena para cantar con la afición del Ajax el “Three Little Birds” que entonó su padre.

 

Bob Marley: Amor y Muerte por el Fútbol
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *