El Descenso del Atlético de Madrid (2000)

La Temporada 1999-2000 comenzaba de manera ilusionante para el Atlético de Madrid. Los rojiblancos habían agitado el mercado gastándose 35 millones con los fichajes de Hasselbaink, Toni, Gamarra, Capdevila, Ayala, Hugo Leal o Phillipauskas y mantenían a otras consolidadas estrellas como José Mari, Kiko, Molina, Valerón, Baraja o Solari.

Tras el fracaso de Arrigo Sacchi en la campaña anterior, Jesús Gil contrató al también italiano Claudio Ranieri como nuevo entrenador. El ex-técnico del Valencia comenzó el proyecto con muchas dudas sobre que sistema utilizar y sin aclarar el debate de quién sería su portero. Finalmente se decidió por el recién llegado Toni Jiménez, que debutó en una primera jornada accidentada en el Vicente Calderón.

 

El Increíble Descenso del Atlético de Madrid (1999-2000)

 

Desastre inicial

Los colchoneros comenzaron el curso perdiendo por un contundente 0-2 ante el Rayo Vallecano. En la segunda fecha se adelantaron con un tanto de Solari en Anoeta pero acabaron derrumbándose en la segunda mitad para perder por 4-1.

El Atlético también perdió en casa frente al Celta y después de empatar en la Romareda consiguió la primera victoria liguera en la quinta jornada frente al Racing. El equipo era incapaz de ganar fuera de casa pero tras 3 victorias consecutivas como local sacó la cabeza del descenso justo antes de enfrentarse al Real Madrid en el Santiago Bernabéu.

Morientes adelantó al equipo merengue pero los colchoneros le dieron la vuelta al marcador con un doblete de Hasselbaink y José Mari, que semanas más tarde fue traspasado al Milan. Con ese triunfo el Atlético se ponía décimo y adelantaba al Madrid en la clasificación. Parecía que Ranieri había dado con la tecla pero el equipo solo sumó un punto en las 3 siguientes jornadas.

 

Intervención de la Audiencia Nacional

El triunfo por 2-3 en Málaga calmó la mala racha pero el 22 de diciembre la Audiencia Nacional decreta la destitución de Jesús Gil como presidente y la de toda su directiva. Esa misma tarde el Atlético gana por 5-0 al Oviedo y los jugadores le dedican la victoria al que había sido su jefe. A partir de ese momento y durante cuatro meses, el club estaría regido por un administrador judicial.

Pese al revuelo social el Atlético también consigue ganar al Mallorca y finaliza la primera vuelta fuera de los puestos de descenso. Después del triunfo por 0-1 en Vigo los rojiblancos se sitúan a solo 4 puntos de los puestos europeos. Todo parecía volver a la normalidad.

 

Despido de Ranieri y regreso de Radomir Antic

Pero el Atlético volvió a caer en una crisis de resultados y Ranieri acabaría siendo cesado en el mes de Marzo. El arquitecto del Doblete, Radomir Antic, regresaba a un equipo que estaba a un punto del descenso pero que aún estaba vivo en todas las competiciones.

Poco después cae eliminado de la Copa de la UEFA ante el Lens y, aunque dio leves síntomas de mejora, continuaba sin ganar en la Liga. Pasaban las jornadas y el Atlético era incapaz de conseguir 3 puntos, cayendo lentamente en el pozo de la clasificación. En la jornada 32 el Atleti cae goleado por 4-1 en La Coruña y la salvación ya estaba a 4 puntos de distancia. Días después el juez devolvió el control del Atlético de Madrid a Jesús Gil.

Paradojicamente los rojiblancos seguían vivos en la Copa y derrotaron por 3-0 en la ida de semifinales al FC Barcelona. Los culés presentaron su renuncia a jugar la vuelta aludiendo falta de efectivos y el Atlético, pese a tener un pie en segunda, jugaría la final de la Copa del Rey.

 

El Atlético desciende al Infierno

Pero la vuelta a la realidad de la Liga se convirtió en una dramática caía al abismo. Empate a dos ante el Málaga, derrota por 2-0 en Mestalla y goleados por 0-3 en casa ante el Barcelona. El 7 de Mayo y a falta de 3 jornadas, el Atlético estaba desahuciado. Los colchoneros visitaban al Oviedo de Luis Aragonés sabiendo que si no ganaban estaba en Segunda División.

Como durante todo el año el Atleti sufre en un partido agónico donde se juega la vida y donde llega a remontar, con más coraje que juego, un 0-2 en contra. Pero el gol de la victoria nunca llegaría y el penalti fallado por Hasselbaink sentenció a los rojiblancos al infierno de segunda división tras 70 años consecutivos en la máxima categoría.

Fernando Zambrano se hizo cargo del equipo en sustitución de Antic y la plantilla despidió la Liga ante la bronca de sus aficionados y logrando una inútil victoria en Mallorca, con la que rompía una racha de 16 jornadas sin conocer la victoria en el campeonato.

Traumático Subcampeón de Copa

Consumado la catástrofe en la Liga quedaba el consuelo de la Copa. El Atleti podía bajar a segunda con un título y clasificándose para la competiciones europeas pero extendió su pesadilla en la final ante el Espanyol. Toni encajó un gol ridículo a los 2 minutos y el Atlético acabó perdiendo por 2-1. Otro disgusto para un equipo que despedía un temporada para olvidar.

Un desastre deportivo y económico. El Atleti dejó de ingresar 48 millones de euros, tuvo que vender a sus jugadores internacionales y despedir 100 de sus trabajadores en plantilla.

Del infierno a la cima de Europa

Lo único positivo del primer año rojiblanco en la categoría de Plata fue el debut de Fernando Torres. El Atlético quedó cuarto y no pudo ascender teniendo que esperar a 2002 para celebrar su regreso a Primera. Poco a poco el club fue recuperando su grandeza y levantando títulos hasta alcanzar los mejores momentos de su historia  para, 20 años después, estar peleando de tú a tú contras los mejores equipos de Europa.

Un comentario sobre “El Descenso del Atlético de Madrid (2000)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad

    Necessary

    Advertising

    Analytics

    Other