Pablo Escobar y los Narcos del fútbol colombiano

Los narcos se apoderaron del fútbol colombiano en la década de los años ochenta. Pablo Escobar y otros capos de la droga se hicieron dueños de los principales clubes del país, en un fenómeno conocido como el “Narcofútbol”.

Narcos y patrones de los clubes colombianos

El primer club dirigido por narcotraficantes fue el Unión Magdalena de Santa Marta. Los hermanos Dávila Armenta se dedicaban al tráfico de marihuana y se hicieron con el control del club en 1979. Con el dinero de la droga salvaron al club de la quiebra y lo llevaron a disputar el campeonato colombiano.El mismo camino siguió Independiente de Santa Fé con Fernando Carrillo, dueño de una cadena de droguerías que utilizaba como tapadera del refinamiento de cocaína.

Por Millonarios de Bogotá también pasaron los narcotraficantes Hermes Tamayo y el sanguinario Gonzalo Rodríguez Gacha “El Mexicano”. Al igual que en Calí con los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, rival encarnizado de Pablo Escobar que compró el América a finales de los 70 y con el Deportivo Pereira manejado por Octavio Piedrahita.

Pero ¿A qué obedecía el interés de los capos del narcotráfico en hacerse con el control del fútbol colombiano? Básicamente por 3 razones fundamentales:

  • Aumentar su popularidad entre el pueblo colombiano.
  • Lavar el dinero negro.
  • Trasladar la guerra del narcotráfico a los terrenos de juego.

 

Pablo Escobar, Patrón del Atlético Nacional

Pablo Escobar fue el fundador del cártel de Medellín y con el tiempo se convirtió en el narcotraficante más conocido del planeta. Al “Patrón” le apasionaba el fútbol y tras su frustrada entrada en la política colombiana decidió invertir en el deporte rey.

Pablo Escobar y los narcos del fútbol colombianoPablo era aficionado del modesto Independiente de Medellín (DIM) aunque también era simpatizante del Atlético Nacional. Escobar se hizo con el control de los 2 clubes de la ciudad aunque destinó sus mayores recursos económicos a Nacional. Su afán era convertir al club en el mejor equipo de toda América y no escatimó en invertir su dinero y su poder para conseguirlo. Su influencia en el club era tan descarada que incluso consiguió que varios jugadores fueran a visitarle a la cárcel de “La Catedral”.

Escobar logró conformar un equipo sin extranjeros, reuniendo a los mejores jugadores del país (Higuita, Andrés Escobar, Leonel Álvarez, Tréllez y Usuriaga…). Francisco “Pacho” Maturana era el técnico de un grupo conocido como “Los puros Criollos”. Aquel equipo haría historia en 1989 tras ser el primer club colombiano en conquistar la Copa Libertadores de América. El conjunto verdolaga derrotó al Olímpia de Asunción en la tanda de penaltis (tras igualar el 2-0 de la ida) y jugaría la Copa Intercontinental frente al Milan de Sacchi.

Pero la limpieza de aquel triunfo quedaría en entredicho por las influencias de Escobar que, presuntamente sobornó a rivales y a árbitros para que Nacional se proclamase campeón. Así lo reconoció, Juan Bava, árbitro asistente en la vuelta de semifinales que enfrentaba a los colombianos contra Danubio.

Atlético Nacional Campeón LibertadoresLa noche previa al partido tres hombres con ametralladoras entraron en el hotel del trío arbitral derribando la puerta y gritando: “¡Quietos todos! Escuchen bien, hay 50.000 dólares para cada uno, tiene que ganar Nacional, ¿escucharon bien?, estamos cumpliendo una ordenLas cabezas de ustedes tienen un precio, ¿me entienden bien? Tiene que ganar Nacional”.

Después de lo ocurrido los colegiados deliberaron sobre como debían actuar; denunciar, obviar lo sucedido…”Mirá, escúchame bien Flaco -dijo Juan Bava, dirigiéndose a Espósito, su amigo, colega y compañero-, vos hacé lo que quieras, pero si a los 10 minutos el equipo de aquí no gana 2 a 0 yo tiro el banderín a la mierda, me meto en la cancha y hago un gol de cabeza, ¿me escuchaste? Tengo dos hijos para criar”. Por suerte para ellos no tuvieron problemas y el día siguiente los colombianos ganaron por 6-0.

 

La muerte de Álvaro Ortega

Asesinato Alvaro OrtegaLa rivalidad entre los principales cárteles hizo que el nivel del fútbol colombiano creciera casi tanto como el negocio de la droga. Los “narco-dirigentes” ofrecían contratos irrechazables a los mejores jugadores latinoamericanos y la liga colombiana se convirtió en la más poderosa de sudamérica.

Pero aquel reclamo tenía un precio. El excesivo poder de los narcos en los clubes provocó numerosas irregularidades. El juego se había convertido en el vehículo de todas las actividades ilegales orquestadas por la mafia (apuestas, sobornos, blanqueo de capitales e incluso asesinatos…)

El 15 de noviembre de 1989 el árbitro Álvaro Ortega es asesinado al ser atravesado por 10 balazos mientras cenaba en un restaurante de Medellín. Ortega acababa de actuar como asistente en un partido intrascendente entre el América y el Independiente de Medellín. Pero no fue aquel partido el que le sentenció a muerte, sino el encuentro de ida celebrado en Cali disputado el 26 de octubre. América ganó 3-2 al DIM y Ortega, que dirigió la contienda, anuló un tanto de chilena de los visitantes a 2 minutos para finalizar el partido . Después de esa polémica jugada que evitó el empate del Medellín, Pablo Escobar lo sentenció a muerte. El asesinato de Ortega fue el detonante de una situación insostenible que provocó la suspensión del campeonato colombiano el 22 de noviembre.

 

SI QUIERES VER MÁS VÍDEOS, SUSCRÍBETE AQUÍ

Pablo Escobar y los Narcos del fútbol colombiano
4.3 (85%) 4 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *