MEMORIAS DE PIRLO (1995-2017) #GrazieMaestro

Memorias de Pirlo

Andrea Pirlo nació en Brescia el 19 de mayo de 1979. A los 15 años de edad comenzó a jugar en el equipo juvenil del equipo más representativo de la ciudad, el Brescia Calcio. Pirlo tuvo un rápido crecimiento como jugador hasta que debutar en 1995 en la Serie A a los 16 años. Tras el descenso del Brescia a la Serie B, Pirlo formó parte del primer equipo en la temporada 96-97.  Jugó 17 partidos y marcó 2 goles colaborando a que el equipo ganase el campeonato y volviese a la máxima categoría.

Primeros pasos junto a su ídolo

roberto-baggio-pirlo-bresciaEn su primera temporada completa en la Seria A, Pirlo se consolida como uno de los mejores jóvenes de Italia. Su imaginación en la mediapunta del Brescia llama la atención del Inter de Milan, que decide ficharle para la temporada 98-99. Allí coincide con estrellas mundiales como Ronaldo Nazario, Zamorano, Simeone o su ídolo de la infancia, Roberto Baggio. Precisamente la competencia con su referente le resta protagonismo, teniendo que salir cedido en dos ocasiones.

A pesar de no consolidarse en el Inter, Pirlo es un habitual de la selección italiana sub-21. Allí comparte delantera con el prometedor atacante Nicola Ventola, la otra joya del fútbol italiano. Pirlo fue el capitán de la azzurra durante la Euro Sub-21 del año 2000. Dos goles suyos dieron la victoria a los italianos que se impusieron 2-1 en la final a la República Checa. No tuvo tanta suerte en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, tras caer con España en cuartos de final.

Pirlo maduró en la Reggina (99-00) y en su regreso a Brescia (2001), donde vuelve a coincidir con Roberto Baggio. El técnico Carlo Mazzone quería combinar el talento de ambos por lo que decide retrasar la posición de Pirlo hasta el mediocentro. Su buen rendimiento como creador despierta el interés del Milan, que adquiere sus derechos por 18 millones de euros en la temporada 2001-2002. Años más tarde el presidente del Inter, Maximo Moratti, reconocería que la venta de Pirlo a su eterno rival “fue mi mayor error como dirigente”.

 

Su llegada al Milan y el despegue de su carrera

pirlo-milanEn su primera temporada como rossoneri no jugó demasiado (18 partidos y 2 goles en Serie A). Primero Fatih Terim y luego Ancelotti le consideraban un recambio de Rui Costa en la media punta. Sin embargo todo cambió en la 2002-2003. La marcha de Albertini y las continuas lesiones de Fernando Redondo hacían que el Milan adoleciese de creatividad en el centro del campo. Fue el propio Pirlo el que le propuso a Ancelotti retrasar su posición y jugar de “5”. Escoltado por Gattuso y Seedorf en los volantes, Pirlo se consolida como el “metrónomo” del equipo. En esa posición su rendimiento se dispara, convirtiéndose en un jugador indiscutible para Carletto. Esa misma temporada el Milan gana la Seria A y la Liga de Campeones después de derrotar a la Juventus en la tanda de penaltis.

En el AC Milan jugó 10 temporadas ganando 2 Champions, 2 Ligas, 1 Copa de Italia, 2 Supercopas de Europa, 1 Mundial de Clubes y 1 Supercopa de Italia. Su última temporada en San Siro fue la 2010-2011 ya con Maximo Allegri en el banquillo. El nuevo entrenador resta el protagonismo de Pirlo en el equipo, que acaba marchándose a final de temporada sin renovar.

pirlo-juventusNueva etapa en la Juventus

A los 32 años Pirlo llega a la Juve con la carta de libertad. Pese a su veteranía se convierte en un futbolista indispensable en la máquina bianconnera conformada por Antonio Conte. Con la vecchia signora Pirlo gana cuatro títulos consecutivos de la Seria A, 1 Copa de Italia y 2 Supercopas italianas. En su último año se reencuentra con Allegri, que esta vez si le confía los mandos del centro del campo. Su presencia devuelve a la Juventus a la cima europea, llegando a la final de la Liga de Campeones en la que cae ante el Barcelona (2014).

Retiro dorado en Nueva York

Después de más de 20 años jugando en el Calcio, Andrea Pirlo quiso terminar su carrera en Estados Unidos. El nuevo y ambicioso proyecto del New York City sedujo al maestro que dio sus últimos recitales en la MLS. Allí compartió equipo con David Villa y Frank Lampard, otros dos mitos del fútbol europeo con los que compartió sus últimos minutos en activo.

Campeón de Mundo con Italia

Pirlo debutó con la selección azurra en 2002. Trapattoni le convocó para la Euro de Portugal 2004 donde Italia no superó la primera fase. Ese mismo verano, Pirlo volvería a participar en los Juegos Olímpicos de Atenas para colgarse la medalla de bronce.

PIRLO CAMPEON DEL MUNDOYa con Marcello Lippi como seleccionador, Pirlo se convierte en una pieza fundamental para Italia resultando decisivo en el título Mundial logrando en Alemania 2006. Pirlo jugó todos los partidos del torneo, marcando en el debut ante Ghana, dando 4 asistencias y siendo nombrado como Balón de Bronce del campeonato. En la final ante Francia (1-1) Pirlo dio la asistencia a Materazzi, marcó un gol en la tanda de penaltis y fue designado como el mejor jugador el partido. Italia ganaba su cuarto campeonato del Mundo 24 años después.

Pirlo jugó los Mundiales de Sudáfrica y Brasil en los que Italia no pudo superar la primera fase. También participaría en las Eurocopas de 2008 y 2012 cayendo frente a España en cuartos (por penaltis) y en la gran final (4-0). El maestro manifestó su intención de retirarse de la selección italiana tras el Mundial 2014 pero ante la llamada de Antonio Conte disputó 4 partidos de la fase de clasificación de la Euro 2016. Finalmente el seleccionador italiano no convocó a Pirlo justificándose en su marcha a la MLS “Cuando tomas la decisión de jugar en ciertas ligas, lo haces sabiendo que podrías pagar las consecuencias desde un punto de vista futbolístico”. En total Pirlo jugó 116 partidos con la azzurra, marco 13 goles y dio 23 asistencias.

 

Frustrados fichajes por Real Madrid y el Barcelona

Pirlo estuvo a punto de jugar en la liga española en dos ocasiones. La vez que más cerca estuvo fue en el verano de 2006. Pirlo acababa de levantar la Copa del Mundo y Fabio Capello le convenció para que vistiese de blanco. Tras el Calciopoli, el Milan estaba siendo investigado y corría el riesgo de descender a segunda división por influencias arbitrales. “Yo pertenecía al Real Madrid, no al Milán. Yo era jugador del Real Madrid en mi cabeza, en mi corazón y en mi alma. Tenía un contrato de cinco años esperándome allí y un salario que no era de este mundo” reconocía Prilo en su biografía.

Pirlo comenzó incluso a aprender español pero el Milan se enteró del interés blanco y pactó una comida con el jugador y su agente “Galliani sacó un contrato de la caja y dijo: No te vas, porque vas a firmar esto. Es por cinco años, y hemos dejado los detalles del salario en blanco para que puedas escribir lo que quieras“.

Finalmente Pirlo firmó y se quedó en el Milan hasta 2011. Un año antes y después de un Trofeo Joan Gamper Pep Guardiola trato de seducir al italiano. El técnico del Barcelona le invitó a su despacho y en perfecto italiano intentó persuadir al centrocampista: “Eres la guinda del pastel. Estamos buscando un centrocampista que se alterne con Xavi, Iniesta y Busquets, y ese eres tú. Tienes todos los atributos para jugar en el Barcelona. Tienes que venir aquí, Andrea. Siempre te he querido como jugador. Quiero entrenarte”.

El italiano se sintió halagado, aunque sabía que el Milan se había negado a negociar. Pirlo era un gran admirador del juego del Barça, al que solía pedirse en las partidas de PlayStation. “Me habría arrastrado a cuatro patas hasta el Barcelona. En ese momento, era el mejor equipo del mundo -¿Qué más puedo decir? Su estilo de fútbol no se había visto en mucho tiempo”, reconoció Pirlo.

Pirlo-RealMadrid-2006

Un futbolista de PlayStation

Pirlo es el extraño caso del tricuartista que se reconvirtió en metrónomo desde la posición del medio centro. Con el paso de los años Pirlo se convirtió en mejor futbolista. Su inteligencia le permitía recorrer los metros necesarios. Pirlo no corría pero trotaba con elegancia y recuperaba más balones que cualquier centrocampista defensivo. Andrea traslado su maestría a los golpes francos directos. Su obsesión por mejorar le hicieron copiar el golpeo de Juninho Pernambucano (del que vio cientos de vídeos), convirtiéndose en el mejor lanzador del Calcio junto con Mihajlovic (ambos marcaron 28 goles).

Posiblemente Pirlo haya sido el principal culpable del cambio de mentalidad en el fútbol italiano, que cambió el ya rancio catenaccio por un fútbol más elaborado. Sin duda hablamos de uno de los mejores centrocampistas de lo que llevamos de siglo y uno de los pocos en jugar en los 3 grandes de Italia. Un futbolista de PlayStation que quizá hubiese merecido un Balón de Oro.

 ¡Visita nuestro canal de You Tube!

MEMORIAS DE PIRLO (1995-2017) #GrazieMaestro
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *